El blog de Pepe Promedio

Todo sobre la rentabilidad de los bonos del estado, ¡aquí!

Si alguna vez te has planteado invertir en deuda pública, debes saber que tienes tres opciones: letras del Tesoro, obligaciones y bonos del Estado, que tienen características similares pero también diferencias sustanciales, como el plazo y la rentabilidad. En un post anterior te hablamos de las letras del Tesoro, por lo que en este artículo trataremos sobre qué son, cómo funcionan y cuál es la rentabilidad de los bonos del Estado.

New Call-to-action

¿Qué son los bonos del Estado?

Las letras del Tesoro, las obligaciones y los bonos del Estado son instrumentos de deuda que  emite un estado. Las obligaciones y los bonos del estado se emiten para financiar el déficit público.  

Mientras que las letras del tesoro tienen una emisión inferior a 18 meses, por lo que son para inversiones a corto plazo, la emisión de los bonos del estado es a 3 y 5 años, y las de las obligaciones a 10, 15 y 30 años. Esto convierte a los bonos del Estado en un producto de inversión a medio o largo plazo

¿Cómo funcionan los bonos del Estado?

Habitualmente, los bonos del estado se emiten cada mes, aunque también puedes adquirirlos  en el mercado secundario. 

El valor nominal mínimo que se puede adquirir es de 1.000€, y  las peticiones por importes superiores deben ser múltiplos de 1.000. En el momento inicial se paga el nominal, o un porcentaje sobre el mismo, y posteriormente se abonan cupones trimestrales, semestrales o anuales del porcentaje sobre el nominal. En la fecha de vencimiento del bono se devuelve el nominal más el último cupón. 

Vencimiento, amortización y rentabilidad de los bonos del Estado

En cuanto al vencimiento de los bonos del Estado, es importante destacar que no es necesario esperar a que venza el bono para recuperar el dinero, ya que existe un mercado secundario en el que se negocian los títulos ya emitidos. 

La rentabilidad de los bonos del estado está prefijada durante toda la vida del bono, el cupón,  por lo que, si este se mantiene hasta su vencimiento, la persona que ha invertido en el bono puede saber con exactitud cuánto dinero obtendrá, y cuándo lo hará. Eso sí, siempre que el organismo emisor cumpla con los pagos.

En este sentido, la rentabilidad de los bonos del Estado está relacionada con la calificación crediticia, que es la capacidad que tenga el emisor de pagar la deuda. Cuanta peor calificación crediticia, mayor será el riesgo y mayor rentabilidad deberá ofrecerse para que la inversión resulte interesante.

Hay otras modalidades, además de los bonos, que tienen intereses variables referenciados a ciertos indicadores, como tipos de interés, índices bursátiles… Esto hace que la rentabilidad de estos productos no esté definida desde el principio.

¿Cómo afectan los tipos de interés a los bonos del Estado?

La evolución de los tipos de interés es el factor que más incide en la rentabilidad de los bonos del Estado. Si los tipos de interés suben, las nuevas emisiones de bonos aumentarán sus tipos de emisión, ofreciendo una mayor rentabilidad. Si, en cambio, los tipos de interés bajan, los nuevos bonos tendrán menor rentabilidad.  

Para reducir el riesgo relacionado con la evolución de los tipos de interés, se pueden contratar  títulos con plazos de reembolso compatibles con los objetivos financieros de la inversión. 

¿Dónde cotizan los bonos y las obligaciones del Estado?

Los bonos y obligaciones del Estado cotizan en el mercado durante su periodo de vigencia, de manera que ofrecen a la persona que invierte en ellos la opción de venderlos o comprarlos antes de llegar a su vencimiento. 

El precio real del valor será superior, inferior o igual que el nominal según esté próximo o no su  vencimiento, según el interés del mercado secundario en ese momento, y según el momento económico del país o del emisor.

Diferencia entre bonos y obligaciones del Estado

Los bonos y las obligaciones del Estado solo se diferencian en su plazo de reembolso. Mientras que los bonos se emiten a 3 y 5 años, la emisión de las obligaciones es a 10, 15 y 30 años.

¿Es realmente segura y rentable la inversión en deuda pública?

Es importante tener en cuenta que no existen inversiones garantizadas al 100%. Cuando se invierte en deuda pública se afrontan varios peligros: 

  • No recuperación de la inversión, por impago. Si la economía de un país genera dudas, como sucede con algunos países emergentes, sus emisiones de deuda pública ofrecen más interés, pero también existe un mayor riesgo de impago. 
  • Los valores pueden cotizar por debajo del valor pagado. Si la deuda adquirida cotiza por debajo del precio pagado y se quiere vender en el mercado secundario antes de su vencimiento, esta se habrá depreciado. 

Por todo ello, las únicas emisiones de deuda pública en España que resultan rentables son aquellas con un plazo de inversión  superior a 10 años, con un retorno del 0,2%, que llega  hasta el 1,3% a 50 años.

En este sentido es clave recordar la importancia de buscar asesoramiento antes de invertir. El mercado de las inversiones puede resultar complicado y solo con un buen asesoramiento se puede garantizar la seguridad del dinero invertido

Conclusión

Si te interesa conocer la rentabilidad de los bonos del Estado porque has decidido invertir tu dinero buscando un rendimiento, recuerda que es fundamental que te dejes guiar y asesorar por expertos que analicen tus objetivos y, en función de ello, te propongan la mejor opción de inversión.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.