Barymont > Blog

Blog

Créditos rápidos

En Barymont nos dedicamos a la planificación financiera. Y por supuesto, nuestro negocio está basado en la venta de productos financieros, pero entramos en aspectos tan diversos como el endeudamiento del futuro cliente, de forma que se hace todo para que la persona que contrata algo lo haga cuando toque, y lo que toque.

Lo primero que hay que entender es que no es lo mismo un crédito que un préstamo, aunque no será aquí ni hoy cuando desgranaremos esta cuestión (puedes encontrar cantidad de información al respecto en internet).

Estos créditos rápidos a los que nos referimos son esos que anuncian en la televisión (por desgracia, eso quiere decir que hay público objetivo) y que nos animan a pedir una pequeña cantidad de dinero sin apenas trámites.

¿Te imaginas tener el dinero solicitado en tu cuenta en apenas unos minutos? Eso es lo que proponen algunas de estas empresas.

Y como siempre decimos, un producto financiero no es bueno ni malo, si no adecuado o no a las circunstancias de cada individuo. Lo que no acertamos a imaginar es qué circunstancias pueden llevarnos a solicitar un crédito de ese tipo, salvo una enorme desgracia (y para eso están los seguros, o en todo caso, 500€ no arreglarían la situación) o una escasa o nula planificación de nuestras finanzas personales.

Debemos saber que estos créditos llegan a cobrar intereses del 2.000% en algunos casos.

¿Recordáis un anuncio en el que un niño preguntaba a su madre si le iba bien que esa semana se le rompieran las gafas? Y en otro anuncio de la misma compañía se animaba a pedir un crédito rápido para comprar dos entradas para el concierto de los Rolling Stones.

Estos son dos casos que nos hacen pensar en las reglas básicas de la economía doméstica, esas que tanto repetimos los planificadores de Barymont.

Anuncio 1:

Si se rompen las gafas del niño deberíamos recurrir a nuestro "Fondo de emergencia" que debería ser de entre 3 y 6 veces los gastos mensuales. Ese fondo debería estar en forma "líquida" para poder disponer de ese dinero en pocas horas.

Anuncio 2:

El concierto de los Rolling Stones no ha surgido como una emergencia, pues no creemos que los creadores del "Satisfaction" decidan hoy que mañana actúan en España, al igual que el destino decida al momento sobre la rotura de las gafas del niño.

Ese dinero debería salir del "Fondo de objetivos concretos", que es un dinero destinado a un evento económico que sabemos cuándo se va a producir y qué cantidad nos va a suponer.

¿Necesitas un crédito rápido de una pequeña cantidad?

(Tan solo para utilizarlo cuando no tengas el fondo de emergencia disponible) Solicita una tarjeta de crédito de cualquiera de esas entidades que las ofrecen "gratis", asegúrate de que no viene por defecto en modo "revolving" (devolver los pagos a plazos) y no la utilices nunca.

Si todavía no has llenado el fondo de emergencia y tienes que tirar de esa tarjeta, podrás pagar lo que sea hasta el límite concedido y tendrás entre 11 y 41 días para devolverlo sin intereses (dependiendo de si el pago ha sido antes o después del día 20, fecha habitual para hacer el "corte" en estas empresas).

No se trata de endeudarse al 20%, pero mejor eso que al 2.000€, obviamente.

¡Pero haz lo posible para no tener que pedir un crédito rápido!

Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.