Barymont > Blog

Blog

La segunda regla

Invertir pensando en lo que pasado mañana hará el precio de nuestro activo es especular. Invertir pensando en la certeza razonable de que en el largo plazo todos los activos acaban subiendo (si no han cerrado, por eso diversificamos) es la mejor manera de estar tranquilos.

Hola  a tod@s. La "Bolsa", como se conoce al mercado de valores, puede ser impredecible. Se mueve con tanta frecuencia hacia arriba y hacia abajo y de forma tan acusada que sería prudente, para los "inversores conservadores" adoptar una perspectiva a largo plazo (generalmente 10 años o más) y recordar cuáles fueron las razones que les motivaron a invertir. El inversor debería estar preparado para afrontar esas caídas ocasionales que sí o sí va a vivir como si fuesen un elemento más de su estrategia de inversión a largo plazo. Si tiene en cuenta eso y no se desvía de su objetivo le irán las cosas bien, seguro.

Los expertos demuestran que, basado en datos estadísticos, cuanto más tiempo se mantiene la inversión, menor es la probabilidad de perder dinero y mayor la de ganarlo. Es lógico, y aunque las rentabilidades pasadas no son promesa o garantía de rentabilidades futuras, pensar que la gasolina, el pan o el precio de la electricidad, a pesar de bajadas puntuales en el precio, acaban subiendo.

Invertir con éxito no tiene muchos secretos

Largo Plazo: Da a tu dinero todo el tiempo que sea posible, e intenta que sea por lo menos 10 años. Te beneficiarás del efecto de capitalización (interés compuesto) que es cuando los intereses o rentas de tu capital se reinvierten en ellos mismos y comienzan a ganar y a crecer también.
Mantenga la inversión: Que el precio de un activo caiga es un elemento natural de la inversión bursátil. Habrá momentos de volatilidad, no lo dudemos. Durante esos momentos es posible que las emociones tengan más peso que las decisiones sensatas de inversión. Por eso es importante no desviarse de nuestros objetivos de inversión a largo plazo.
No intentes anticiparte al mercado: Debes resistir la tentación de cambiar tu cartera por los movimientos del mercado en el corto plazo. Eso de intentar anticiparse a los cambios en el mercado no suele funcionar y en realidad hace que sea muy fácil perderse las ganancias.
La regla de oro es darle al dinero tiempo suficiente. Así materializará su potencial.

Invertir pronto compensa

[caption id="" align="alignnone" width="515"]Largo plazo Fuente: Fidelity[/caption]
Estos datos se basan en el supuesto de que las inversiones se formalizan en un único pago anual (espera a leer sobre la tercera regla, la semana que viene) y generan una rentabilidad anual del 6%, con reinversión de rendimientos y dividendos.
Invertir de este modo no asegura un beneficio o una garantía contra pérdidas, pero...
Ya sabes, no especules con el corto plazo, pues tanto el beneficio como la pérdida puede ser espectacular. Invierte a largo y tendrás alegrías (estadísticamente es así)
Haz caso de los consejos de tu asesor de Bárymont y Asociados Correduría de Seguros.
Salu2
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.