Barymont > Blog

Blog

Rentabilidades altas garantizadas

Hoy os traemos un caso real. Uno de esos tantos que en el día a día nos encontramos mientras desarrollamos nuestro trabajo en busca de la independencia financiera de nuestros clientes.

Reconócelo, el título del artículo te ha llamado la intención, porque a todo el mundo le gustaría obtener por su dinero rentabilidades altas y garantizadas.

Claro, a quien te escribe también, pero recuerda aquello de que “nadie da duros a cuatro pesetas”, máxima que nos gusta tanto nombrar y que luego no recordamos cuando nos ofrecen algo fuera de lo normal. 

El de hoy es un caso que me encontré hace casi cuatro años:

Un señor al que hicimos un ANF (no es nada malo, es como le llamamos a nuestro Análisis de Necesidades Financieras) nos dijo que él tenía un producto que le garantizaba un 40% de rentabilidad y que no le interesaba escuchar ninguna alternativa.

Lo primero que le dije es que si eso fuese así, sin “flechos”, yo también estaría contento con ese producto, y poco o nada dispuesto a cambiar. 

Así que lo primero que le pedí es que me dejase ver el contrato de aquel producto (era un Plan de Pensiones) para poder ver qué condiciones se debían cumplir para ofrecer y garantizar aquella rentabilidad, porque algo pediría a cambio el banco para dar más que la competencia, claro.

Le pareció muy coherente lo que le dije y, seguro, era una ocasión perfecta para saber si había gato escondido en aquel contrato. Accedió entonces a dejarme leerlo. 

No necesité ni tres minutos para ver dónde estaba el truco; y más que explicárselo, quise que él mismo llegase a la conclusión de que lo que él tenía en mente era únicamente parte de la información.

- Juan –le dije- (Cuando quieres enmascarar un nombre en este país, tan solo debes llamarle Juan….jejeje)

- ¿Sabés qué es el IPC, la inflación?

- Claro –contestó él-

- ¿Y sabes cuánto sube, de media, el IPC en nuestro país?

- Sí, aproximadamente un 3.5% anual (no era ajeno a lo que le preguntaba, aunque ignoro el motivo)

- ¿Sabes qué dice tu contrato sobre ese 40% de rentabilidad garantizada? Dejando claro que es cierto lo que te ofrecen, aunque primero te dije que me parecía increíble que alguna entidad garantizase tal rentabilidad.

- Bueno –contestó-, lo leí en su momento, pero de lo que yo me acuerdo seguro es que garantizaban un 40%

- Pues debes estar tranquilo, porque eso es así, y tienes un 40% garantizado sobre el capital que traspasaste en su momento.

- Bueno, por eso lo traspasé desde la otra entidad, porque me ofrecían un interés muy alto –me dijo, ciertamente aliviado-

- Perdona Juan –le dije, en tono animado-, pero si te puede servir de algo, cuando te refieras al dinero que ganas, llámale rentabilidad, no interés, pues esto último es lo que pagas, no lo que ganas. Te aseguro que al señor del banco o la aseguradora le hará estar más “en guardia” cuando te oiga hablar en esos términos.

Continué:

- Es cierto que te prometen un 40%, pero es a cambio de dejar tu dinero “cautivo” durante los próximos 15 años (18 en total, si sumamos los tres que ya llevas con este producto)

- ¿Cuánto da dividir 40% entre 18 años? Un 2.22%

- ¿Entendiste cuánto estás ganando de verdad si lo comparas con el IPC?

- Pues además –ya tenía cara de indignado- debo explicarte la gran mentira de este producto: Que si ellos te garantizan un 2.22%... ¿Es que piensan ganar más de ese porcentaje invirtiendo tu dinero por otro lado, no?

- Su cara me decía, ok, ya lo he entendido, debemos cambiarlo a un lugar donde no me garanticen una cantidad, sino que la propia inversión arroje la certeza razonable de ganar, al menos, lo que sube el coste de la vida.

Ocurrió lo que supones. Traspasamos ese Plan de Pensiones a otro más adecuado a su perfil (tenía cuarenta años de edad y su plan invertía en el mercado monetario) y en los últimos tres años -dejando claro que esto es circunstancial- su fondo de pensiones ha arrojado una rentabilidad del 18% el primer año, del 6% el segundo y de casi el 10% el tercero.
(Prefiero esto a interés compuesto que el 40% garantizado) 

Así que la lección es bien fácil: Si el banco te garantiza una rentabilidad será a cambio de algo, normalmente dejar tu dinero con ellos durante un tiempo, un tiempo el que ese mismo banco intentará sacar más rentabilidad que la te garantiza.

¿O si tú fueras el banco garantizarías un porcentaje si no supieses que ibas a obtener más que lo que ofreces?

No seamos inocentes.

Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.