Barymont > Blog

Blog

Un caso real y demasiado cercano

Hoy explico, en primera persona, un caso real, el fallecimiento de un amigo de la infancia y las consecuencias económicas que se han derivado de ello.

Normalmente las publicaciones que hacemos en este blog son sobre la teoría de los productos financieros, los conceptos, etc, y siempre en nombre de Barymont. Pero hay algunas ocasiones en las que debemos quitar el "velo corporativo" y hablar en primera persona, que es lo que hoy vamos, voy, a hacer.

He querido dejar un tiempo prudencial antes de publicar este post, por respecto a los familiares (al margen de que no sigan esta publicación) pero hoy tocaba escribir sobre este desgraciado hecho, por si puede ayudar a otros a ver qué ocurre al cabo de un tiempo de llegar la desgracia personal.

La triste historia

Mi amigo de la infancia es, era, una de esas personas a las que por sus contactos, por su vida social plena, no dudé en poner en mi "lista" de candidatos a ser cliente, allá por el 2006.

Tenía un perfil perfecto para poder ayudarle, con pareja estable, dos hijas, hipoteca, buenos ingresos mensuales.

Pero dando por hecho que le interesaría empezar un plan de futuro y proteger de verdad a su familia, pensé en la cantidad de personas a las que podría referenciarme, pues esa cruzada en la que me embarqué podría ayudar a muchos de sus conocidos también.

Así que le llamé un día, y por supuesto me atendió amablemente en la cocina de su casa, con su esposa, y les hice un Análisis de Necesidades Financieras (ANF) adecuado a sus circunstancias.

Como muchos de los seguidores de este blog sabéis, un ANF completo se compone de una protección de ingresos (un buen seguro de vida) que nos da tiempo a acumular patrimonio con un producto de inversión que trabajará para acumular dinero hasta que el seguro no sea necesario (en aquel momento el mejor seguro sería nuestro dinero acumulado).

Profesionalmente, al cabo de unos días, le llamé para preguntarle sobre su decisión de tirar adelante el plan, pues era costumbre, y sigue siendo, no firmar nada el primer día, pues nos parece que algo así rompe los esquemas de cualquiera y necesita unos días para reflexionarlo.

Pues no recuerdo el motivo o excusa, pero mi amigo de colegio me dijo que no pondrían en marcha su plan financiero.

Y aquí está el tema en cuestión

Seguramente, por ser alguien muy conocido, muy cercano, no quise insistirle, pues no quería parecer un vendedor de seguros e inversiones (palabras que si utilizas son suficiente para que no se acerque nadie a ti, con seguridad lo digo).

Y así quedó el tema, que en los siguientes años nos volvimos a ver por otros temas, profesionales y no profesionales, pues era él una persona dado a estar en todas las asociaciones posibles, de vecinos del barrio, de hobbies, del equipo de fútbol del pueblo, de la comisión de fiestas... (todo aquello que a mí me hizo pensar en sus contactos).

Pues en todas esas ocasiones no le quise volver a sacar el tema, por respetar su decisión y no ser un pesado con "el tema".

Hace unos meses estuve en el entierro de mi amigo.

La iglesia estaba llena, como corresponde cuando alguien se marcha antes de tiempo (49 años) y fue inevitable pensar, yo que llevo la "cruzada" en las venas, cuál sería su situación financiera (la de la familia) a partir de ahora.

Y esperé equivocarme en mis cálculos, basados en la experiencia acumulada en estos casi 12 años en el sector:

1- Qué siendo autónomo en el sector de la construcción podría estar ingresando entre 3.000€ y 4.000€ al mes. Que la mitad, si puede ser, podría ser cobrada en "B".

2- Hoy, la pensión de viduedad que puede haber quedado a su esposa no llegará a los 1.000€, seguramente, si contásemos la base real de cotización, y si la hija mayor estaba a semanas de empezar en la universidad en Barcelona, a 100Kms de casa, con los gastos que eso lleva... no ha podido empezar el curso.

3- El problema que intentamos resolver con una buena protección de ingresos es que el mes que viene volverá la factura del teléfono, de la electricidad, del agua... ¡Y no se podrá pagar!.

No podemos hacer nada por la familia más que evitar que pasen en adelante apuros económicos. Y hasta yo he dicho que duraré hasta los 120 años, pero tengo contratado un buen seguro de vida.

Amén

P.D. Sirva como homenaje la foto destacada, pues era miembro de la asociación de fans de Playmobil.

Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.