El blog de Pepe Promedio

Alternativas al capitalismo: ¿cuáles son las opciones?

Cada vez son más las personas que creen que el sistema vigente que rige al mundo ya está agotado. Cada vez más hay más voces críticas que demandan cambios y alternativas al capitalismo. Podríamos decir que es un modelo imperfecto de organizar los sistemas económicos y sociales que, según muchos, es injusto y desproporcionado.

Lo cierto es que los últimos acontecimientos desencadenados durante el año 2020, no han dejado muy bien parado al modelo y quizás es el momento de plantearse alternativas que aseguren un mejor reparto de la riqueza. En este artículo te contamos cuáles son las alternativas al capitalismo que más interés despiertan.

New Call-to-action

¿Es posible otra economía?

Aunque todos sabemos que vivimos en un mundo dominado por el capitalismo, no todos entienden cuáles son las claves de este sistema económico. Para entender por qué cada vez son más frecuentes las protestas contra el sistema, debemos resaltar dos claves fundamentales para el capitalismo:

  1. El valor del dinero. La ideología capitalista ha permeado en otros ámbitos. Por ejemplo, la política o el arte se han terminado por convertir en mercados, en los que lo más importante es conseguir más dinero y adquirir con él nuevas posesiones. En este sistema, el dinero es tan imprescindible como hidratarse o respirar. Valorar las cosas por lo que cuestan —cuánto dinero valen— nos ha hecho olvidar que hay otras formas posibles de valorar las cosas.
  2. La obtención del máximo beneficio por encima de cualquier otro factor. Esta es una premisa peligrosa que ha llegado a situarse por encima de cualquier otro factor, como podrían ser los derechos humanos o el respeto por el medioambiente o el planeta.

Partiendo de esta base, ¿es posible organizar la economía y nuestras sociedades de otra forma? Sistemas en los que el dinero no sea la unidad de medida por antonomasia, en los que la riqueza se reparta equitativamente entre los ciudadanos y en los que se respeten los derechos humanos y el planeta. Hoy por hoy, hay ecoaldeas 100% autosuficientes que demuestran que las cosas pueden hacerse de un modo diferente.

Alternativas al capitalismo

Como reacción a los desequilibrios del capitalismo han surgido nuevos esquemas económicos, sociales y educativos. Las nuevas generaciones, concienciadas con la necesidad de un cambio de perspectiva podrían propulsar un cambio estructural e ideológico que apueste por un sistema basado en las energías renovables, principios democráticos, respeto a la dignidad humana y el medio ambiente.

Estas son algunas propuestas:

  • Capitalismo natural: esta propuesta de desarrollo empresarial y social se ha desarrollado en el Rocky Mountain Institute en EEUU. Se trata de valorar adecuadamente el capital natural de los servicios que proporciona un ecosistema. Se basa en cuatro cambios esenciales en las prácticas de negocio: 
    • Aumentar la productividad natural de los recursos, siendo respetuoso con el medio ambiente y reduciendo los residuos.
    • Avanzar hacia un modelo de negocio basado en soluciones. La clave está en visualizar el proceso productivo como un círculo cerrado.
    • Cambiar los modelos de producción por otros inspirados en el funcionamiento de los ecosistemas, lo que favorecería el hecho de no generar desperdicios.
    • Reinvertir en capital natural. Los negocios así promueven la creación y el mantenimiento de ecosistemas que producen los bienes vitales y los recursos biológicos.
  • Economía regenerativa. Ideada por John Fullerton, se fundamenta en esta idea: «Los patrones y principios universales que utiliza el cosmos para construir sistemas estables, saludables y sostenibles, pueden y deber ser utilizados en el mundo real como un modelo de referencia para el diseño de los sistemas económicos». La sostenibilidad es una de las claves de esta alternativa al capitalismo. 
  • Economía azul. Su creador es Gunter Pauli que se inspira en la biomimesis para proponer un sistema basado en modelos de negocio innovadores que lleven al mercado productos y servicios que respondan a las necesidades a la vez que construyen capital social y mejoran la vida de las personas, sin olvidar que debemos vivir en armonía con la naturaleza.
  • Economía del bien común. Promovida por el economista Christian Felber se fundamenta en la idea de que la economía capitalista se sustituyese por la economía del bien común de forma que dejaran de primar los valores como el afán de lucro y la competencia, para regirse por los principios constitucionales. El consumidor escogería los bienes o servicios en función de lo que representen las empresas al bien común en función de unos nuevos valores de empresa: dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad ecológica, democracia con sus clientes y proveedores…

Como ves, ya hay voces críticas que proponen alternativas al capitalismo. Se basan en el respeto a las personas y la naturaleza. Lo cierto es que si seguimos agotando los recursos produciendo más de lo que realmente necesitamos, el propio sistema capitalista podría colapsar. Además de las mencionadas en este artículo, ¿conoces otras propuestas o alternativas al capitalismo? 

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.