El blog de Pepe Promedio

Coches diésel o gasolina, ¿cuál elegir?

Ya sea nuevo o de segunda mano, un coche siempre es un gasto importante. Y no es ningún capricho, la mayoría de las veces que compramos un medio de transporte de este tipo lo hacemos porque lo necesitamos realmente. Si estás pensando en renovar tu vehículo este año, te interesará saber si es mejor escoger coches diésel o gasolina. Vamos a ver qué puede salirte más rentable.

New Call-to-action

Una elección complicada

Durante años los coches diésel superaron en ventas a los de gasolina por ser un combustible más barato. Sin embargo, en 2019 se produjo un cambio y por primera vez en mucho tiempo se matricularon más coches gasolina que diésel.

Esto no es casualidad, se debe a que últimamente se ha demonizado el diésel al hacerse público que contamina más de lo que creemos. Lo que ha llevado a un aumento de los impuestos sobre este combustible y a que muchas ciudades impongan restricciones a la circulación de estos vehículos si tienen más de una determinada antigüedad.

Y cuando parecía que ahora la gasolina era la elección correcta, llega 2020 y nos sorprendemos al descubrir que nuevamente los diésel están remontando en cuanto a ventas. Así que es perfectamente normal que si vas a comprar un vehículo próximamente tengas dudas sobre qué combustible elegir.

Consejos para acertar al elegir entre coches diésel o gasolina

Valora el precio de compra

Partimos de la base de que un coche no es nada barato, así que conviene revisar bien todos aquellos aspectos que nos puedan ayudar a ahorrar. Como norma general, un coche diésel es algo más caro que un gasolina. Pero la diferencia no es enorme, suele estar en torno a los 1.000 o 2.000 euros.

Si estás pensando en comprar un modelo que ya lleve algo de tiempo en el mercado debes tener en cuenta que también te puede salir algo más caro. Ya está en vigor la Corporate Average Fuel Emissions (CAFE), una normativa europea que “sanciona” a aquellos vehículos que emiten más de 95 gramos de dióxido de carbono. 

En caso de que el coche que te interese no se amolde a la CAFE, tendrás que pagar 95 euros por cada gramo de más de dióxido de carbono por encima de los 95 que emita. En este sentido, te vendrá bien saber que un diésel emite hasta un 15% menos de emisiones que su equivalente en motor gasolina.

Valora el precio del combustible

Durante años la principal razón para escoger entre coches diésel o gasolina ha sido el precio del combustible, un campo en el que gana el diésel.

Aunque con la nueva Ley de Hidrocarburos esto podría cambiar, puesto que es previsible que el diésel suba de precio, acercándose más al precio por litro que tiene la gasolina. Sin embargo, no olvides que un diésel consume entre un 15% y un 20% menos que un gasolina debido al sistema de inyección. Así que, aunque el precio del combustible sea más caro, si escoges un modelo diésel tendrás que repostar menos.

Revisa los gastos del coche

Ojalá te pudiéramos decir que una vez hecho el gasto en tu nuevo coche ya no tendrás que pagar nada más, pero no es así. Tras la inversión inicial hay que afrontar gastos periódicos en revisiones, mantenimientos y reparaciones. Aquí la diferencia entre coches diésel y gasolina no es demasiado importante, un mantenimiento en un gasolina te puede salir de media unos 20 € más caro que en un diésel. Tampoco hay variaciones apreciables en el precio del seguro. Sin embargo, pasar la ITV de un coche diésel te va a costar algo más que la de un gasolina.

¿Qué combustible elegir para librarse de las restricciones a la circulación?

Parece que por fin los municipios españoles comienzan a tomarse en serio lo de cuidar el medio ambiente. Muchos ya están aplicando restricciones a la circulación o tienen previsto hacerlo en un futuro próximo.

Esto hace que valorar ahora mismo la opción de comprar un coche de segunda mano que ya sea algo antiguo no sea viable, puesto que en la mayoría de los casos te vas a encontrar con que no puedes circular por algunas zonas. 

Si tu economía te lo permite adquiere un gasolina o un diésel pero que sea nuevo, ya que su nivel de contaminación es mucho menor y las restricciones te afectarán menos. Si tiene que ser de segunda mano, procura que no sea demasiado antiguo.

Ya has visto que no hay mucha diferencia entre los coches diésel y de gasolina en la actualidad. Lo que gastas de más en un diésel lo puedes ahorrar luego en combustible, mientras que si optas por un gasolina ahorras en la compra e incluso pierde menos valor si lo quieres vender más adelante como vehículo de segunda mano.

Lo más inteligente ahora mismo sería adquirir un vehículo eléctrico, pero los precios de salida suelen ser altos. Si esta no es una opción para ti, valora bien el uso que vas a darle a tu coche y los kilómetros que vas a hacer de media cada año, así podrás ver cuál es el combustible más indicado en tu caso. Y si todavía te quedan dudas, puedes investigar opciones como el renting o el leasing, y si no, déjate asesorar por un experto e infórmate bien sobre las ventajas y desventajas de cada uno de estos combustibles.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.