El blog de Pepe Promedio

¿Cómo convertir un local en vivienda?

Comprar o alquilar una casa se está convirtiendo en una misión imposible en muchas ciudades. Ante semejante panorama hay quien parece haber encontrado la solución en la rehabilitación de locales comerciales. ¿Lo habías pensado alguna vez? En el artículo de hoy te vamos a contar cómo convertir un local en vivienda para que todo sea perfectamente legal.

New Call-to-action

¿Por qué reconvertir un local comercial en una vivienda?

Hay varias razones para optar por esta media, pero la principal es ahorrar dinero. El precio de un local siempre va a ser más bajo que el de una casa, lo que te permite poder acceder a una vivienda en una zona en la que quizá no podrías pagar una hipoteca o un alquiler.

Además, en los lugares más céntricos de las ciudades ya no queda espacio para construir, así que rehabilitar un local es la única manera de poder aumentar el parque residencial, por eso los Ayuntamientos han dado vía libre a este tipo de reformas.

Requisitos para convertir un local en vivienda

No puedes comprar un local, hacer una pequeña reforma y meterte a vivir en él o alquilarlo para obtener unos ingresos pasivos, esto es ilegal. En estos casos no solo hay que hacer una obra para conseguir que el espacio sea habitable (un local no suele tener una cocina, un cuarto de baño y otros elementos que son esenciales), sino que además hay que hacer los trámites administrativos necesarios para obtener la cédula de habitabilidad.

Elegir bien el local

Te advertimos que no todos los locales son susceptibles de reconvertirse en vivienda. Cada Comunidad Autónoma e incluso cada Ayuntamiento tienen su propia normativa. Asegúrate de revisarla muy bien para ver si ese inmueble que te interesa puede llegar a ser una casa.

En la mayoría de los casos lo que se exige es que el espacio tenga un mínimo de metros cuadrados, luz y ventilación natural, una altura mínima de techos y que ninguna parte de la casa esté por debajo del nivel del suelo.

Otra cuestión legal a revisar son los estatutos de la comunidad de vecinos a la que pertenece el local, puesto que estos podrían tener prohibido la reconversión de los locales en casas.

Hacer la obra

Si el local cumple los requisitos legales y la comunidad de vecinos no se opone, hay que hacer las obras de rehabilitación necesarias. Para ello habrá que pedir primero una licencia de obra (mayor o menor según la entidad de las modificaciones a realizar).

Trámites administrativos

Una vez que el local está reformado hay que hacer algunos trámites para que sea considerado una vivienda. Para empezar hay que presentar el certificado de final de obra para pedir la declaración de alteración catastral y luego hay que ir al Ayuntamiento a pedir la cédula de habitabilidad o licencia de primera ocupación.

Aunque puede parecerlo, en realidad no es un proceso tan complejo. Ya hay especialistas que se encargan de hacer todos los trámites, desde el proyecto de obra a la rehabilitación y las gestiones administrativas para obtener los permisos. Eso sí, asegúrate de que si lo haces así estás trabajando con auténticos profesionales.

Convertir un local en vivienda es una buena opción para tener una vivienda a un precio algo más asequible y además poder definir su interior a tu gusto y también para ganar algo de dinero alquilando esa nueva vivienda. Si te decides a hacerlo, no olvides los requisitos que acabamos de explicarte.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.