El blog de Pepe Promedio

¿Cómo se elabora una buena propuesta de valor?

Tanto si estás pensando en montar un nuevo negocio como si quieres crear nuevos productos para el que ya tienes, es imprescindible que antes elabores una buena propuesta de valor. Esta técnica de marketing te permitirá definir de una manera clara la estrategia a seguir para que tu negocio o producto llegue a buen puerto. ¿No sabes cómo definir una buena propuesta de valor? Tranquilo porque en este artículo vamos a explicártelo. 

New Call-to-action

¿Qué es una propuesta de valor?

Realizar una propuesta de valor te permite dejar de una forma clara y concisa a tus clientes por qué deben comprar tu producto y no el de tu competencia, qué les vas a aportar y cómo de relevante puede ser tu solución para él. Se trata de una estrategia de planificación que te permitirá definir todos los aspectos de tu servicio o producto de manera que cuando llegue al cliente, este sea capaz de reconocer sus virtudes y comprobar de forma sencilla si es lo que está buscando.

Cada propuesta de valor es única, pues depende de muchos factores que más adelante veremos. Lo que sí tienen en común todas es que permiten comunicar cuál es la solución que se ofrece, cómo satisface las necesidades de los clientes, cuál es su precio, su utilidad o su imagen. En definitiva, esta técnica marca los valores que deberás definir para que tu producto resulte atractivo y cumpla con las expectativas de tus clientes.

¿Cómo se elabora una propuesta de valor?

Para elaborar una propuesta de valor, tendrás que centrarte directamente en tu cliente ideal, también conocido como “buyer persona”. La propuesta de valor de tu nuevo producto o servicio debe solucionar sus problemas o necesidades, debe amoldarse a lo que busca y no a la inversa, ya que eso no suele funcionar muy bien. Para definir un buena propuesta de valor, deberás seguir estos pasos:

  1. Lo primero es definir y conocer muy bien a nuestro cliente. Puedes crear una persona ficticia que cumpla los requisitos de tu cliente ideal, ese que al 100 % te compraría. Edad, situación económica, estudios, necesidades y cualquier cosa que se te ocurra para definirlo lo más detalladamente posible.
  2. Una vez conozcas a tu cliente mejor que a ti mismo, tendrás que entender cuál es el problema que quieres resolver con tu propuesta de valor. Deberás tener en cuenta el contexto (político, social…) el ambiente del negocio (competencia, proveedores…), los actores que están involucrados y cualquier otra cosa que pueda interferir en tu actividad.
  3. Una vez tengas toda la información que necesitas, llegará el momento de definir tu propuesta de valor. Deberás encontrar la mejor solución a todas las necesidades que anteriormente has identificado, pensando siempre en los beneficios del cliente y en construir una experiencia de compra completa, desde la llegada a tu tienda hasta las posibles dudas que puedan surgirle durante el uso de tu producto. 

10 Factores que debes tener en cuenta para formular una propuesta de valor única

Cuando estés construyendo tu propuesta de valor, deberás tener en cuenta diferentes factores y aspectos relacionados con tu producto, pero sobre todo, con tu público objetivo. Para construir una PV perfecta que rompa el mercado, deberás tener en cuenta estos 10 factores:

  1. Precio: observa los precios de la competencia e intenta aportar como mínimo el mismo valor pero a un precio menor.
  2. Novedad: identifica las novedades que introduces en tu producto respecto a la competencia y házselo saber a tus clientes.
  3. Calidad: material, tiempo de entrega, recursos, atención al cliente… Hay muchas maneras de aumentar la calidad de tu producto, tu público objetivo debe saberlo gracias a tu propuesta de valor. 
  4. Fácil de usar: identifica cómo mejora y optimiza tu producto el tiempo de tus clientes.
  5. Status: muy relacionado con tu público objetivo, deberás dirigirte de la mejor forma teniendo en cuenta a quién te diriges
  6. Rendimiento: transmite que gracias a tu producto tus clientes podrás obtener un mayor rendimiento.
  7. Riesgo: muestra un producto completo, que de confianza y seguridad al comprador, sabiendo que no se va a equivocar si lo adquiere.
  8. Diseño: si tu producto es diferente al de los demás, debes destacarlo y hacer énfasis en ello. 
  9. Personalización: si tu producto o servicio es personalizable, no dudes en realizarlo.
  10. Postventa: una experiencia de compra completa debe incluir un servicio postventa excelente.

Cómo puedes ver, formular una buena propuesta de valor es tan importante como tener un buen producto. Identificar a tu público objetivo y sus necesidades es indispensable si quieres tener éxito. Recuerda que cada PV es única y diferente, por lo que si tienes distintos tipos de públicos objetivos, deberás realizar una propuesta diferente para cada uno de ellos. 

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.