El blog de Pepe Promedio

Dependencia económica: ¿qué es y cuáles son sus consecuencias?

Las últimas crisis económicas han implicado la disminución de salarios y el encarecimiento de la vida. Ante estas circunstancias muchas personas (jóvenes que han optado por no independizarse, mujeres dependientes económicamente…) han quedado bajo el cobijo de algún familiar con ingresos suficientes para cubrir sus gastos. En estos casos se crea una relación de dependencia económica que es mucho más dañina de lo que parece. Te lo contamos.

New Call-to-action

Causas de la dependencia económica

La dependencia económica es aquella situación en la que una persona no tiene ingresos propios, por lo que necesita que otra persona sufrague sus gastos. Es un panorama muy habitual, debido a una serie de factores:

  • Entorno económico adverso. Cada vez existe mayor brecha entre los salarios y los gastos, por lo que hay quien encuentra en la dependencia económica una forma de reducir los gastos, aunque sea a expensas de su independencia.
  • Influencia de la figura de la que dependen. Tomando como ejemplo una familia con un hijo no independizado, puede que, a pesar de las quejas de los padres, ellos mismos fomenten esta actitud, ya sea por sobreprotección, porque ese hijo media en conflictos familiares o porque no están emocionalmente preparados para un “nido vacío”. Sea como sea, este mecanismo de defensa solo trae más problemas, a largo plazo.
  • Inseguridad de la persona dependiente. Como consecuencia de la crianza, de experiencias pasadas, por circunstancias de salud o por cualquier otro motivo, la persona puede no sentirse capaz de enfrentarse al mundo laboral, que le parece hostil y complejo, por lo que decide refugiarse mientras pueda.

Consecuencias de la dependencia económica

Independientemente de los motivos que la provoquen, la dependencia económica es perjudicial para las personas involucradas. Por una parte, las personas proveedoras pierden tiempo y dinero que podrían dedicar a sí mismas, pero quien se lleva la peor parte es la persona dependiente. Estas son algunas de las consecuencias de la dependencia económica que padecerá:

  • Aptitudes financieras deficientes. Manejar dinero es una habilidad que, en gran parte, se adquiere con la práctica. Al menos en términos de subsistencia. Cuanto más tarde se empiece a hacer, más se tardará en adquirir la soltura necesaria para desenvolverse en el día a día.
  • Poca experiencia laboral. En numerosas ocasiones, la dependencia económica y el desempleo van de la mano. El tiempo que alguien está dependiendo de otra persona podría invertirlo en adquirir experiencia en cualquier trabajo. Hay que tener en cuenta que, a mayor edad, mayores son las expectativas en cuanto a la experiencia laboral de una persona.
  • Obstrucción del desarrollo personal. La entrada al mundo laboral supone, para la mayoría de la gente, el primer contacto real con la responsabilidad y la práctica de la autonomía. Depender de otra persona te priva de este paso hacia la madurez. Además, si el motivo de la dependencia económica es la inseguridad, lo único que se hace en este sentido es empeorarla. La única manera de superarla es enfrentarse a aquello que genera tanto temor.

Ahora que ya sabes qué es la dependencia económica y sus consecuencias, si quieres saber cómo superarla, no dudes en echar un vistazo a nuestro artículo sobre independencia económica. ¡Te interesa! Y recuerda que el equipo de Bárymont pone a tu disposición un servicio de asesoramiento gratuito que puede ayudarte a gestionar tu economía, y alcanzar la tan ansiada libertad financiera.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.