El blog de Pepe Promedio

Incapacidad permanente: las mejores soluciones financieras para hacer frente a esta situación

Hay situaciones que nadie espera tener que afrontar, pero que es esencial abordarlas y comprenderlas para proteger nuestro futuro económico. Uno de esos desafíos es la incapacidad permanente. ¿Qué ocurre cuando problemas de salud nos impiden seguir trabajando antes de llegar a la jubilación? ¿Cómo afecta esta situación a nuestra estabilidad financiera? En este artículo aprenderemos qué es la incapacidad permanente, cuáles son sus grados y cuantías correspondientes y las mejores soluciones financieras para hacer frente a la incapacidad permanente. 

New Call-to-action

¿Qué es la incapacidad permanente?

Hablamos de incapacidad permanente cuando un trabajador tiene problemas de salud, ya sean físicos como mentales, que le impiden trabajar y, por tanto, generar ingresos

En compensación, la Seguridad Social da a estas personas la pensión por incapacidad permanente. Se trata de una ayuda económica concedida por el Gobierno para que los afectados puedan cubrir sus necesidades económicas básicas.

Grados de incapacidad permanente y su cuantía

En España, la incapacidad permanente se clasifica en diversos grados según la gravedad de la situación y cómo afecta a tu capacidad laboral. Tanto los grados como las cuantías son reguladas están regulados por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y pueden variar según diferentes factores, como la edad, el nivel de ingresos previos y la naturaleza de la incapacidad.

  • Incapacidad permanente parcial: no impide al trabajador realizar las tareas fundamentales de su profesión. Todavía puede trabajar, pero no al mismo nivel que antes de la lesión o enfermedad. Es decir, se trata de una disminución de la capacidad laboral. Respecto a la cuantía, se trata de una pensión a tanto alzado (mensual equivalente al 24% de la base reguladora).
  • Incapacidad permanente total: Inhabilita al trabajador para realizar todas o las principales tareas de su profesión habitual, aunque puede estar capacitado para desempeñar otras funciones o trabajos diferentes. En este caso, se recibe una pensión mensual equivalente al 55% de la base reguladora.
  • Incapacidad permanente absoluta: Inhabilita por completo al empleado para cualquier profesión u oficio. Para este grado se aplica una pensión mensual equivalente al 100% de la base reguladora.
  • Gran invalidez: se da cuando el trabajador necesita la asistencia constante de otra persona para las acciones del día a día debido a pérdidas anatómicas o funcionales. En esta situación el afectado recibe una pensión mensual adicional, calculada en función de la base reguladora y el porcentaje de incapacidad.

Soluciones financieras para la incapacidad permanente

La pensión por incapacidad permanente ayuda a disminuir el estrés económico que puede surgir debido a la incapacidad, permitiendo a las personas incapacitadas mantener un cierto nivel de vida. Pero no reemplaza tus ingresos anteriores, así que mantener el nivel de vida que se tenía y cumplir con los objetivos financieros marcados antes de la incapacidad puede ser complicado. 

Existen soluciones financieras que pueden ayudar a recuperar la estabilidad económica previa a la situación de incapacidad permanente. 

  • Seguro de incapacidad a largo plazo: este seguro ofrece un reemplazo de ingresos cuando no puedes trabajar debido a una discapacidad. Está diseñado para dar cobertura durante un período prolongado.
  • Fondo de emergencia ampliado: gracias a la ampliación puedes asegurar recursos disponibles para gastos inesperados relacionados con la incapacidad y para cubrir tus necesidades.
  • Ajusta tu presupuesto: revisa tus gastos y reduce aquellos que no son esenciales. Prioriza los gastos necesarios.
  • Asesoramiento financiero especializado: Consulta con un asesor financiero especializado en situaciones de incapacidad. Te ayudará a entender tus opciones, establecer metas financieras realistas y tomar decisiones informadas.
  • Diversifica tus inversiones: Si tienes inversiones, asegúrate de que estén diversificadas para reducir riesgos. Una cartera bien equilibrada puede proporcionarte cierta estabilidad financiera en momentos de inestabilidad.
  • Beneficios gubernamentales y programas sociales: Investiga los beneficios gubernamentales y programas de asistencia social disponibles en tu país para personas con discapacidades. Pueden incluir subsidios, exenciones fiscales y apoyo financiero.
  • Negocio o trabajo desde casa: valora la posibilidad de emprender un negocio desde casa o realizar trabajos que puedas hacer con tus habilidades y capacidades actuales.

Recuerda que cada situación es única, por lo que es importante adaptar estas soluciones a tus necesidades personales y condiciones médicas. Consultar con profesionales de la salud y financieros puede proporcionarte una guía más específica sobre cómo abordar tus desafíos financieros.

La incapacidad permanente nos recuerda la importancia de contar con una planificación financiera en nuestra vida. Nadie espera verse en esta situación, pero una planificación adecuada es indispensable para contar con una estabilidad económica en caso de incapacidad permanente. Es vital prepararnos para lo peor y garantizar que nuestros planes de futuro estén protegidos, independientemente de las circunstancias. Para ello es útil conocer y estudiar las diferentes soluciones financieras que hemos tratado en este artículo. 

New Call-to-action

__________________________________________________

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Queremos explicarte el caso de Luis Pita...

Mi nombre es Luis y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2038.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este curso gratuito:

Ver todo

Quizá te puede interesar…