El blog de Pepe Promedio

Prestamistas particulares, una opción más para conseguir financiación

La figura de los prestamistas particulares ha existido prácticamente desde que existe el dinero, pero con la aparición de las entidades bancarias su presencia en el mercado se fue reduciendo. Y ahora nos encontramos con que esta forma de financiarse vuelve a hacerse muy popular debido a lo difícil que le resulta a algunas personas conseguir que un banco les preste dinero.

New Call-to-action

¿Cómo funciona un préstamo entre particulares?

El funcionamiento es muy similar a cuando la operación se produce entre un particular y un banco. Ambas partes firman un contrato de préstamo entre particulares en el que el acreedor se compromete a dejar a la otra parte una determinada cantidad de dinero y el deudor se compromete a devolver esa cantidad en el tiempo y forma acordados, así como los intereses pactados.

Tipos de préstamos entre particulares

Préstamos entre familiares o amigos

Con anterioridad ya hemos hablado del préstamo familiar. A modo de resumen basta con señalar que es conveniente dejar constancia del acuerdo por escrito, no solo para mayor seguridad de los implicados, también para que Hacienda no considere que se trata de una donación y pretenda cobrar impuestos por ello.

Préstamos P2P

Los préstamos de persona a persona se llevan a cabo hoy en día principalmente a través de plataformas de crowdlending. En este caso el prestamista es más bien un inversor profesional que presta su dinero a alguien que está poniendo en marcha un negocio y necesita financiarse.

En estos casos suele haber varios prestamistas particulares invirtiendo en un mismo proyecto, por lo que resulta más sencillo para el emprendedor conseguir la cantidad que necesita. La gran ventaja de esta modalidad de préstamo es que no son necesarios avales.

El contrato de préstamo entre particulares

Si la operación se hace a través de una plataforma de crowdlending será esta la que se encargue de la documentación. En caso de que sea directamente un acuerdo entre dos particulares es recomendable dejar constancia de lo acordado por escrito.

El contrato debería contener la identidad completa de las partes, la dirección de las mismas a efectos de notificaciones, la cantidad que se ha prestado, los intereses que se aplican (es posible acordar un préstamo sin intereses), el tiempo y forma de devolución y todos aquellos aspectos que se consideren relevantes.

Debe constar la fecha de celebración del contrato y es conveniente que todos los implicados firmen en todas las hojas, quedándose una copia el acreedor y otra el deudor.

¿Se pagan impuestos?

Este es un caso de sujeción y exención de impuestos. Es decir, que hay que presentar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados para que Hacienda tenga constancia de que se trata de un préstamo, pero no hay que pagar nada en concepto de impuestos.

Gastos asociados

En estos casos el contrato puede hacerse en documento privado, no hace falta acudir al Notario, por lo que lo normal es que no haya gastos asociados. No obstante, si se trabaja a través de una plataforma de crowdlending es normal que esta cobre una comisión.

Como ves, los préstamos entre particulares son una buena alternativa de financiación, pero nuestra recomendación es que, en la medida de lo posible, evites pedir dinero prestado. Para ello vas a necesitar organizar bien tus finanzas de forma que te permitan cubrir tus necesidades.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.