El blog de Pepe Promedio

Recursos financieros: definición, ejemplos más comunes y tipos

Posiblemente hayas escuchado leído la palabra recursos financieros o quizás te suene el concepto anglosajón, financial resources. Este término representa todos los fondos financieros de la organización que tienen algún grado de liquidez.

New Call-to-action

Desde una perspectiva económica, los recursos financieros abarcan todos los activos o bienes de una organización. En este artículo te vamos a explicar en qué consisten, cuántas clases existen y te daremos algunos ejemplos para que los entiendas mejor.

Además, entenderás cómo las empresas utilizan este recurso económico para financiarse o incluso hacer inversiones y ganar dinero.

Recursos financieros, ¿en qué consisten?

A la hora de hablar de la respuesta económica de una empresa para acudir al mercado y obtener liquidez se suele recurrir al término recursos financieros. Este concepto se utiliza para definir los diferentes activos de una organización que cuentan con algún tipo de liquidez.

Esta clase de activos se utiliza en el día a día de las empresas. Desde la compra de material, al pago de salarios y nóminas, hasta la cobertura de deudas o la renovación de equipos, entre otras operaciones.

En definitiva, se usan para asegurar el sustento de una empresa, evitar la financiación y alcanzar los objetivos económicos. ¿Cómo? Mediante una excelente gestión del flujo de entrada y salida de fondos y un control exhaustivo del presupuesto.

De hecho, un signo de buena salud financiera de una organización es la posibilidad de acceder a este tipo de recursos sin tener que recurrir a una financiación externa.

Y no sólo eso, una buena administración de recursos financiera permite hacer inversiones para conseguir más liquidez y ganancias. Los negocios generan este tipo de recursos a partir de diferentes acciones y actividades.

Pero antes de explicar cómo se generan vamos a detallar todos los recursos financieros y cómo funcionan.

¿Cuántas clases de recursos financieros existen?

Por norma general, el recurso financiero líquido más común suele ser el dinero por su fácil disponibilidad y acceso.

Pero existen más tipos de recursos financieros que el efectivo. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Fondos empresariales: depósitos en instituciones financieras como cuentas remuneradas o depósitos bancarios a corto plazo. También se incluyen equivalentes de efectivo como valores y cheques.
  • Capital corporativo total que representa la suma de todo el dinero invertido en los activos totales de la organización, desde capital pasivo al social (acciones de los socios o dueños de la empresa).
  • Inversiones financieras líquidas (dinero, oro), o bien acciones y bonos.

Finalmente, también existe otra clasificación de recursos financieros que los divide en recursos ajenos y propios.

Los recursos propios están configurados por todo lo que le pertenezca a la empresa, desde el efectivo, al capital social o los beneficios económicos acumulados.

Por otro lado, como su nombre indica los recursos ajenos de una organización son externos a esta y pertenecen a un tercero. Un ejemplo son los préstamos bancarios o acciones, obligaciones y bonos.

Ejemplos más comunes

Para entender un poco mejor cómo funciona esta figura económica, vamos a poner algunos ejemplos de recursos financieros.

El dinero disponible en la cuenta bancaria se considera uno de los principales activos para financiarse. Otro ejemplo de efectivo son las divisas de moneda extranjera como dólares o yenes. Este efectivo es inmediato, pero depende del tipo de cambio.

Los depósitos bancarios a corto plazo tienen liquidez, por lo que también conforman los recursos financieros de un negocio. Eso sí, este tipo de depósitos es más limitado que el efectivo y el acceso depende de las condiciones del mismo.

Finalmente, la emisión de acciones o la venta de productos y servicios es otra muestra de este concepto financiero.

¿Cómo se pueden generar este tipo de recursos?

A la hora de conseguir recursos las empresas suelen recurrir a la venta de sus productos o servicios. Pero existen otras formas como las inversiones, los préstamos, aportes de los socios, subvenciones o la emisión de valores.

Como has podido comprobar, es de suma importancia para una empresa saber aprovechar este tipo de recursos financieros y optimizarlos al máximo posible.

No solo para afrontar las obligaciones diarias de un negocio, también para mejorar su crecimiento e inversión a largo plazo. Como ves, los recursos financieros son una clase de herramienta fundamental para alcanzar los objetivos de tu negocio. 

Eso sí, existen muchos tipos de recursos financieros y debes analizar cuál es el que mejor le conviene a tu empresa. Para ello no hay nada mejor que formarse en educación financiera y dejarse aconsejar por expertos para optimizar la gestión de los mismos. 

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.