El blog de Pepe Promedio

Rentabilidad económica y financiera: conoce la viabilidad de tu empresa

Uno de los pilares de las empresas y los inversores se fundamenta en la rentabilidad. Las ratios de rentabilidad económica y financiera ayudan a muchos empresarios a determinar si pueden o no afrontar los costes de su actividad y, además, obtener beneficios. Para un autónomo o emprendedor, estos indicadores también son imprescindibles para conocer su situación económica.

En este artículo queremos explicarte en qué consisten estos dos indicadores: rentabilidad económica y financiera. Y te hacemos ya la primera salvedad, aunque estos indicadores se toman como sinónimos, en realidad son diferentes. Entender esa diferencia es importante para conocer la viabilidad de una empresa.

New Call-to-action

Dos indicadores que se parecen pero son distintos

Si eres autónomo o emprendes tu negocio, te será de gran utilidad analizar la rentabilidad de tu negocio. Para ello existen ratios que te permiten analizar la rentabilidad económica y financiera, pero primero es necesario establecer la diferencia entre estos dos indicadores.

Qué es la rentabilidad financiera

La rentabilidad financiera se conoce también como ROE, por el acrónimo en inglés de Return on Equity. Este indicador mide la relación entre el beneficio neto y los fondos o capitales propios de la empresa. 

Aplicando la fórmula para conocer el indicador se obtiene una muestra de la capacidad de generar resultados positivos de una empresa a partir de sus propios fondos. A mayor ratio, mejores resultados para la empresa.

Qué es la rentabilidad económica

Este indicador, también se conoce como ROI, por el acrónimo en inglés de Return on Investmet. Se trata de la relación entre el beneficio bruto —el de antes de impuestos— y el activo total. Gracias a esta relación puedes saber cuál es la capacidad de generar resultados positivos de los activos y recursos de la empresa, sin necesidad de tener en cuenta la financiación.

Una mayor ratio de rentabilidad económica significa que mejor se están aprovechando las inversiones llevadas a cabo en la empresa. 

Diferencias entre los dos indicadores

La principal diferencia entre la rentabilidad económica y financiera es que la primera requiere de todos los activos, mientras que la segunda solo necesita los recursos propios de la empresa. 

Por lo tanto, podría darse la paradoja de que la rentabilidad económica sea positiva y la financiera suponga pérdidas para los inversores.

¿Cómo se calculan?

Rentabilidad financiera

Calcula la rentabilidad financiera aplicando esta fórmula:

ROE = (Beneficios netos/Fondos propios) x 100

Rentabilidad económica

Puedes calcularla aplicando esta fórmula:

ROI = (beneficios brutos/Activo total) x 100

¿Qué es el apalancamiento?

También conocido como efecto palanca, el apalancamiento consiste en que una empresa se financie por medio de deuda —recursos ajenos— para recuperar inversiones que ha realizado la empresa.

De este modo, decimos que la empresa está apalancada si aumenta su pasivo —se endeuda— para adquirir activos. Existen varios tipos de apalancamiento.

Apalancamiento: tipos

  • Apalancamiento positivo (ROE > ROI): es decir, el coste medio de las deudas que tiene la empresa es menor que la rentabilidad económica que obtiene.
  • Apalancamiento negativo (ROE < ROI): en este caso, el coste medio de las deudas que tiene la empresa para poder hacer frente a sus activos supera a la rentabilidad económica.
  • Apalancamiento nulo (ROE = ROI): este último tipo de apalancamiento se produce cuando el activo que posee la empresa se financia con fondos propios; es decir, no es necesario recurrir a la financiación externa.

Ejemplos

Para comprender mejor la diferencia entre la rentabilidad económica y financiera lo mejor es analizar dos ejemplos:

  • Rentabilidad económica ROA: imagina que tu empresa invierte 10.000 € en uno de sus proyectos y obtiene un beneficio bruto de 1.000 €, es decir se logra una rentabilidad económica de 10%. Para que esa rentabilidad crezca, en función del sector al que pertenezca la empresa, tu negocio puede subir el precio de venta de los productos o reducir los costes de producción. De esta forma, aumentas el margen de beneficio. Sin embargo, si tienes mucha competencia y el margen de beneficio reducido, lo que también puedes hacer es vender más para que aumente la rotación de producto máximo.
  • Rentabilidad financiera ROE: partimos de la base de que tu empresa invierte 10.000 € para un proyecto pero la mitad de ese presupuesto lo obtienes de un préstamo al 3%. De este modo, al beneficio bruto habrá que descontarle ese 3%, o lo que es lo mismo 150 €. Así el beneficio neto es 850 €. Como la rentabilidad financiera es la relación entre el beneficio neto y los recursos propios, esta será igual a 850/5.000, el 17%. Utilizar la deuda de forma positiva para incrementar los capitales propios de la empresa es el llamado efecto palanca. Tu empresa podrá recurrir a endeudarse y mejorar la rentabilidad financiera si la rentabilidad económica es superior al coste de la financiación externa.

Ya conoces las diferencias entre rentabilidad económica y financiera. Estos indicadores te ayudan a conocer y analizar la situación de tu negocio. Se trata de realidades distintas que, como has podido comprobar, presentan diferencias que te obligan a conocer muy bien cada uno y aplicarlos de la forma adecuada. Solo así puedes planear una adecuada estrategia organizacional.

Sin embargo, somos conscientes de que no todas las personas tienen los conocimientos para poder analizar el comportamiento económico de una empresa. En muchas ocasiones, los empresarios o emprendedores necesitan tiempo y recursos para dedicarse a la labor principal de la empresa, la que hace posible ofrecer productos o servicios. Por eso, si es tu caso, te recomendamos acudir a los expertos, ellos pueden realizar las labores de contabilidad necesarias para que tu negocio camine.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.