El blog de Pepe Promedio

Renting o leasing: dos alternativas a la compra de un coche

Lo normal en España es que las familias inviertan en un coche propio. Es uno de los gastos fijos en el presupuesto familiar, pues lo normal es que sea una compra financiada; pero también uno de los imprevistos más recurrentes, cuando no hay más remedio que llevarlo al taller. Sin embargo, existen otras alternativas si quieres tener un coche a tu entera disposición sin necesidad de comprarlo.

Según la frecuencia de uso, puedes optar por alquilar un vehículo por horas —carsharing— si no necesitas habitualmente el coche, o plantearte el renting o leasing. Estas dos opciones son perfectas para autónomos o empresas que necesitan un vehículo para desplazarse pero no consideran que sea un buen momento para comprar un coche. De este modo, se disfruta el vehículo sin hacer frente a los gastos asociados, al menos en el caso del renting. Si no sabes qué te conviene más, renting o leasing, te contamos en este artículo cuáles son las diferencias. ¡Sigue leyendo!

New Call-to-action

¿Qué es el renting?

Es una opción ideal para evitar comprar un coche si no quieres hacer un gran desembolso de dinero. El renting es un contrato de alquiler que tiene una cuota fija; es decir, no varía durante todo el tiempo que dure el contrato. A cambio, recibes servicios y coberturas necesarias, como el seguro obligatorio, las revisiones pertinentes y la posibilidad de que te den un coche de sustitución si tienes una avería o accidente.

Estas son las principales características de un contrato de renting:

  • Es ideal para particulares y empresas.
  • Tienen un límite de kilómetros al año.
  • La propiedad del vehículo es del arrendador.
  • Las partes establecen las cláusulas, respetando el Código Civil y el Código de Comercio, no existen normas fijas sobre duración o indemnizaciones.

¿Qué es el leasing?

En el caso del leasing, se trata de un alquiler con opción de compra. Es decir, durante un periodo de tiempo preciso, la empresa de arrendamiento de vehículos te cede el coche a cambio de una cuota periódica. Al finalizar el tiempo establecido, puedes ejercer tu opción a compra. Por eso, esta fórmula requiere una duración de 2 años y que el contrato no se anule.

¿Renting o leasing?

Renting o leasing, en ambos casos se trata de un alquiler a largo plazo. Es una fórmula perfecta para autónomos y empresas que, además, tiene beneficios fiscales. La principal diferencia es la intención de compra del coche, pero existen algunas otras, como las que se muestran en este cuadro comparativo.

 RentingLeasing
¿De quién es el coche?La empresa de renting conserva siempre la titularidad y propiedad del coche.La empresa de leasing detenta la propiedad pero no la titularidad, que es del cliente que alquila.
¿Quién lo administra?La empresa de renting.El cliente.
¿Cuál es el plazo?No hay un límite de tiempo, la duración normal es de 60 meses.Existe una duración mínima por ley de 2 años.
¿Cómo lo contabilizas en tu presupuesto familiar?Es un gasto, un alquiler por el que pagas mes a mes.Lo contabilizas como un activo.
¿Puedes prever el gasto?Sí, en el mismo contrato se especifica la cuota y esta no cambia aunque haya variaciones en los tipos de interés o en la inflación.Es difícil prever el gasto, pues no puedes saber si el coche tendrá averías o si te cruzarás con algún imprevisto.
¿Cuáles son los servicios que incluye?Todos los que se derivan del uso y disfrute de un vehículo: matriculación, impuestos, asistencia en carretera, reparaciones en taller, cambio de neumáticos, gestión de multas…Solo incluye la financiación del vehículo.
¿Cuánto tiempo te quitará la gestión del vehículo?Ninguno, la empresa que te alquila el vehículo se encarga de todas y cada una de las gestiones.Tendrás que dedicar tiempo y recursos para matricular el vehículo, pagar los impuestos, atender a las reparaciones, visitas al taller…
¿Tiene ventajas fiscales para ti?Sí, tanto si eres autónomo como una empresa.Sí, tanto si eres autónomo como una empresa.
¿Cuál es el valor residual del coche al terminar el contrato?El precio será igual al de un coche de segunda mano, aunque puede variar según el kilometraje y la antigüedad del vehículo.Por lo general no es muy elevado.
¿Quién vende el coche una vez que acaba el contrato? La empresa de renting.Depende de si el cliente utiliza su opción de compra. En ese caso abonaría el valor residual y tendría el vehículo en propiedad. De no ser así, la empresa de leasing

Principal diferencia entre renting o leasing

Tanto el renting como el leasing son cada vez más opciones buscadas por muchas familias para tener un vehículo a su disposición. Si estás pensando en decantarte por uno u otro, te conviene tener claras las principales diferencias.

La más importante tiene que ver con la opción a compra. Cuando firmas un contrato de leasing lo haces con la intención de adquirir el vehículo al finalizar el contrato, abonando el valor residual del vehículo.

Tipo de contrato

Un leasing es un arrendamiento financiero regulado por la Ley 26/1988. En este caso una entidad financiera compra el vehículo para que el cliente le devuelva ese coste a plazos. En el caso del renting el contrato es más flexible, puede durar entre 1 y 5 años, mientras siga vigente pueden modificarse las condiciones y hasta rescindir el contrato. Algo importante: cancelar el contrato de renting puede conllevar alguna penalidad.

Las cuotas establecidas en cada tipo de contrato también son diferentes. En el caso del renting se calcula a partir de ciertos factores como el tipo de coche, los kilómetros que se esperan recorrer, etc. En el caso del leasing, la cuota puede que se reduzca, principalmente porque no incluyen algunos gastos como el seguro o las averías. Es decir, el cliente asume los riesgos.

¿Para empresas o particulares?

Ambas fórmulas, renting o leasing, disfrutan de ventajas fiscales, por eso son excelentes herramientas que permiten financiar un vehículo cuya adquisición tiene beneficios tributarios. Sin embargo, para desgravar es obligatorio ser autónomo o empresa y que el vehículo se destine exclusivamente a la actividad económica

En el caso del renting las cuotas son un gasto, pero en el leasing se incluyen en el activo inmovilizado y en el pasivo de la empresa. Es muy importante tener claras las diferencias. Por esta razón, el renting sí lo pueden utilizar los particulares, eso sí, sin las ventajas fiscales que ya hemos expuesto.

Como ves, el renting o leasing son alternativas a la compra tradicional de un coche. Tienen la ventaja de que se adaptan a las condiciones actuales de la economía y son una opción fantástica si no quieres comprometerte con la compra de un vehículo a mediano y largo plazo. Si te decantas por un renting o leasing, sopesa bien las diferencias para elegir el que mejor se adecúa a tus necesidades y si tienes dudas, consulta con tu asesor financiero. 

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.