El blog de Pepe Promedio

Separación de bienes: todas las ventajas de este régimen económico

Cuando dos personas se casan se producen una serie de efectos jurídicos y también económicos. ¿Qué pasa a partir de ese momento con los bienes y las obligaciones que adquieran los miembros de la pareja? Esto lo determina el régimen económico matrimonial elegido. Aunque el más común es el de sociedad de gananciales (todos los bienes y las deudas pertenecen por mitad a ambos cónyuges), lo cierto es que la separación de bienes resulta mucho más práctica.

Quizá no lo sepas, pero este régimen económico puede ser la mejor forma de proteger el patrimonio de tu familia, especialmente si tú o tu pareja sois autónomos y existe el riesgo de que contraigais deudas. Vamos a ver con detalle cómo funciona.

New Call-to-action

¿Qué es la separación de bienes?

Formar una familia implica tomar decisiones importantes sobre la economía familiar. Por eso, es necesario conocer los diferentes regímenes económicos matrimoniales que existen.

La separación de bienes es un sistema en el que cada uno de los cónyuges conserva su independencia económica. Esto quiere decir que será propietario al 100% de todo lo que gane con su trabajo o de las rentas que perciba de bienes que sean de su propiedad, pero también será el único responsable de sus deudas.

Características

En este sistema cada miembro del matrimonio es libre a la hora de administrar sus bienes y derechos. Pero, aunque los patrimonios se mantengan separados, ambos tienen la obligación de contribuir a las cargas familiares

Además, si la vivienda y el ajuar doméstico pertenecen solo a uno de ellos, estos bienes tienen un régimen de especial protección y debe existir acuerdo entre ambos cónyuges para llevar a cabo actos de disposición con respecto a ellos.

Esto quiere decir que si uno de los miembros de la pareja es el propietario de la casa en la que reside la familia, no puede decidir por sí solo vender la casa o alquilarla, tendrá que contar con el consentimiento de su marido o mujer.

Otra cuestión a tener en cuenta es que estar casado en este régimen económico no implica necesariamente no tener bienes o deudas en común. Pepe y su mujer están casados en separación de bienes, pero adquirieron su vivienda conjuntamente y responden solidariamente del préstamo hipotecario.

Ventajas de la separación de bienes

Protege el patrimonio familiar

Si uno de los cónyuges contrae deudas, los acreedores no podrán dirigirse contra los bienes de su pareja

Imagina que eres autónomo y las cosas te van mal, así que dejas de pagar tu cuota a la Seguridad Social. Si estás casado en gananciales, la Administración podría llegar a embargar la nómina de tu pareja para cobrarse tu deuda.

En la separación de bienes esto no es posible. Eso quiere decir que si tú no tienes bienes suficientes tus acreedores no podrán cobrarse con bienes que pertenezcan en exclusiva a tu pareja, lo que mantiene a la familia más a salvo de la quiebra económica.

De ahí que este régimen esté especialmente recomendado para autónomos, porque estos no tienen limitada su responsabilidad y pueden acabar teniendo muchas deudas si la cosa les va mal.

Ahorra tiempo y costes en caso de divorcio o de fallecimiento

Cuando se produce un divorcio, sea o no de mutuo acuerdo, o fallece uno de los cónyuges, una de las primeras cosas que hay que hacer es disolver la comunidad de bienes si se estaba casado en régimen de gananciales.

Esto supone invertir más tiempo en arreglar los papeles y, además, pagar a Hacienda por la liquidación de la sociedad. Por el contrario, en un régimen de separación no hay que hacer nada si la pareja se rompe o fallece uno de los cónyuges. Esto ahorra tiempo y dinero.

Críticas a este régimen económico matrimonial

En regiones como Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana se aplica la separación de bienes en el momento de contraer matrimonio salvo que los cónyuges hayan manifestado que quieren otro régimen económico. Pero en el resto del territorio nacional el régimen aplicable por defecto es el de sociedad de gananciales.

Aunque cada vez hay más parejas que hacen capitulaciones matrimoniales para elegir el sistema de separación (esto se puede hacer incluso una vez contraído matrimonio), lo cierto es que socialmente todavía está mal visto por considerarse un sistema insolidario en el que los miembros de la pareja no comparten los frutos de su trabajo. Especialmente si hay una gran diferencia de poder adquisitivo entre una persona y otra, o si uno de los miembros de la pareja carece de ingresos y se dedica a las labores domésticas.

A pesar de ello, las ventajas de este sistema superan a las críticas que se le hacen, por lo que conviene tenerlo en cuenta. 

Escoger el régimen de separación de bienes puede ser la mejor decisión para proteger el patrimonio familiar. Si quieres saber todavía más sobre cómo gestionar tus bienes, no dudes en ponerte en manos de un asesor experto

New Call-to-action

__________________________________________________

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Queremos explicarte el caso de Luis Pita...

Mi nombre es Luis y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2038.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este curso gratuito:

Ver todo

Quizá te puede interesar…