El blog de Pepe Promedio

Calculadora de IPC, ¿por qué resulta tan práctica?

El Índice de Precios al Consumo o IPC es un término del que oímos hablar con bastante frecuencia. Sin embargo, es posible que no tengas muy claro de qué se trata exactamente. En el artículo de hoy vamos a profundizar en este concepto, para que lo entiendas mejor y veas la utilidad que puede tener el usar una calculadora de IPC.

New Call-to-action

¿Qué es el IPC y para qué sirve?

De forma sencilla lo podemos definir como un indicador que nos permite conocer la evolución del coste de vida. A través de él podemos ver cuánto ha subido o bajado el coste de la cesta de la compra media de los hogares.

Es un dato esencial para poder calcular la inflación y que nos permite saber cuánto de más o de menos vamos a tener que gastar para satisfacer nuestras necesidades básicas. Por ejemplo, si el IPC ha subido un 4 %, esto implica que llenar la despensa nos va a costar un 4 % más.

Como puedes imaginar, si salarios y pensiones no suben al mismo ritmo que lo hace el Índice de Precio al Consumo, nos podemos encontrar con que experimentamos una pérdida de poder adquisitivo.

Características del IPC

Estamos hablando de un dato que tiene influencia en la economía tanto a niveles macro como a niveles micro, así que es perfectamente normal que se le exijan una serie de requisitos.

Lo primero es que debe ser un dato representativo y fiable, es decir, que se haya obtenido a través de una muestra ponderada y representativa de los productos y servicios que son básicos para los consumidores.

En segundo lugar, tiene que ser medible y comparable en el tiempo y el espacio.

Tipos de Índices de Precios al Consumo

  • IPC Armonizado: mide la evolución del precio de los mismos productos destinados a los mismos mercados pero en diferentes países.
  • IPC Subyacente: se calcula sin tener en cuenta los precios de los productos energéticos ni el de los productos de alimentación no elaborados.

¿Cómo utilizar una calculadora de la variación del IPC?

Lo mejor en estos casos es hacer uso de una calculadora de IPC. Puedes encontrar muchas online y todas funcionan igual, lo único que tienes que hacer es introducir las dos fechas cuya evolución del índice quieres conocer.

Con los datos obtenidos puedes calcular después la inflación siguiendo la fórmula:

(IPC final – IPC inicial) / IPC inicial x 100

Evolución del IPC en España

Estadísticamente el IPC se calcula cada mes, y en la web del INE puedes ver los resultados oficiales. Así podemos saber que el IPC subió un 1 % en octubre, un 0,2 % en noviembre y descendió un -0,1 % en diciembre de 2019.

Ahora que ya sabes con más precisión lo que es el IPC, te habrás dado cuenta de que este factor influye directamente en tu situación económica a largo plazo, porque puede hacer que la cantidad que tienes ahorrada y que consideras suficientes para el futuro en realidad no lo sea, puesto que es previsible que el nivel de vida siga subiendo.

Precisamente por ello, es importante contar con un plan financiero a largo plazo, que te asegure que tu dinero va a seguir creciendo al mismo ritmo que lo hace el IPC, permitiéndote así mantener tu nivel de vida en el futuro.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.