El blog de Pepe Promedio

Cómo reducir gastos en casa de forma sencilla

Con los precios de suministros como la luz y el gas por las nubes, ahora es más importante que nunca saber cómo reducir gastos en nuestro hogar. La idea es conseguir ahorrar sin que esto afecte a nuestra calidad de vida.

En ocasiones anteriores ya hemos visto cómo ahorrar en familia, pero hoy vamos a ir un poco más allá y a darte algunos consejos para que llegar a fin de mes con dinero en tus cuentas bancarias te resulte más sencillo.

New Call-to-action

Usa de forma correcta los aparatos eléctricos

¿Sueles usar la televisión para escuchar un canal de radio mientras limpias la casa o cocinas? Esto, que parece inofensivo, puede estar haciendo que tu factura eléctrica sea más alta de lo que debería.

Porque una televisión consume bastante más que una radio. Por eso, si solo quieres escuchar tu programa favorito, es mejor que vuelvas al método tradicional y utilices un aparato de radio.

Desenchufa los aparatos que no estés usando

No es ninguna leyenda urbana, muchos de los pequeños electrodomésticos que tenemos en casa tienen un consumo energético residual cuando no están en uso. Pasa con la tostadora y la cafetera, por ejemplo.

No vas a reducir milagrosamente la factura de la luz por desenchufar la tostadora, pero a final de año te puedes ahorrar unos cuantos euros. Conectar y desconectar este tipo de aparatos solo te lleva unos segundos y, a cambio, tienes mucho que ganar.

Cómo reducir gastos con la vitrocerámica

Si usas vitrocerámica o cocina de inducción, asegúrate de que pones las ollas o sartenes en un fuego que tenga unas dimensiones ajustadas a la del menaje. Si pones una olla en un fuego más grande, lo único que estás haciendo es consumir energía de más.

Por otro lado, acostúmbrate a usar el calor residual de este tipo de cocinas. En algunos casos podrías apagar el fuego hasta cinco minutos antes de terminar la elaboración del plato que estés preparando. La energía acumulada es más que suficiente para terminar de hacer la comida.

Aísla bien tu vivienda

Si estás gastando mucho en calefacción quizá se debe a que tienes muchos puntos de fuga. Una puerta que no cierra bien o una ventaja que no encaja adecuadamente en el marco pueden hacer que entre el frío y se escape el calor. En consecuencia, no estás a gusto en casa y subes el termostato.

Pepe Promedio es un gran experto en estos temas. Como ahora mismo no está en disposición de cambiar puertas y ventanas, ha hecho una mínima inversión en burletes para las puertas y las ventanas y por menos de 30 euros ha conseguido que su vivienda sea mucho más eficiente.

Controla la temperatura de la climatización

Aunque tu casa esté bien aislada, es posible que estés usando el aire acondicionado o la calefacción de forma incorrecta y esto te esté haciendo pagar mucha luz.

En casa la temperatura debe ser confortable, pero eso no significa que tengamos que ir con chaqueta en verano o en manga corta en invierno. Para el aire acondicionado se aconseja que la temperatura esté en torno a los 24º o 25º C. Así ahorras y evitas los típicos constipados veraniegos.

En cuanto a la calefacción, lo ideal es ponerla a 20º o 21º C. Por cada grado que subas estarás incrementando el consumo. Por la noche deberías bajarla un par de grados más, o incluso podrías apagarla si no vives en una zona demasiado fría.

Ahora que ya sabes algunos trucos más sobre cómo reducir gastos en casa de una forma sencilla, es momento de ponerlos en práctica. Te aseguramos que tu bolsillo lo va a notar. Llegarás a fin de mes e incluso es posible que te sobre algo de dinero.

Eso sí, a la hora de reducir los gastos domésticos no dejes nunca de lado el ahorro, este es fundamental. Asegúrate de guardar cada mes la cantidad que puedas y de trabajar adecuadamente tus finanzas para hacer crecer tu colchón económico. Si necesitas ayuda, no dudes en consultar con expertos.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.