El blog de Pepe Promedio

Diferencia entre bruto y neto: lo que debes tener en cuenta

Seguro que has escuchado hablar de los conceptos bruto y neto. Probablemente, alguna vez, en una entrevista de trabajo te han dado el dato de tu salario bruto pero no el neto. O quizás a la hora de cobrar un servicio necesitas saber la diferencia entre bruto y neto en lo que se refiere al precio de tu trabajo. Para que no te quede ninguna duda sobre estos dos conceptos, en este artículo te contamos cuáles son las diferencias.

New Call-to-action

Diferencia entre bruto y neto: salario

Imagina que vas a una entrevista de trabajo. Al explicarte las condiciones y características del puesto, la persona que te entrevista te da un dato: el salario bruto. Si terminas aceptando el puesto, es probable que te lleves un susto al cobrar la nómina si no tienes en cuenta que en dicha nómina lo que se refleja es el salario neto.

Existe una gran diferencia entre bruto y neto en cuanto al salario se refiere:

  • El salario bruto es el dinero total que se paga a un trabajador, sin retenciones. Es decir, no es el total que se ingresará en tu cuenta. 
  • El salario neto es la cantidad que resulta de restar al salario bruto todas las retenciones.

¿Cuáles son las retenciones que se restan al salario bruto?

Las principales retenciones son dos:

  • Retenciones de la Seguridad Social: se pagan a este organismo para que el trabajador pueda disfrutar de la pensión por jubilación, la subvención por desempleo en caso de quedarse sin trabajo, cursos de formación o seguir recibiendo el salario mientras esté de baja por enfermedad. Estas retenciones pueden ser de 4 tipos:
  1. Cotización por contingencias comunes: este porcentaje se dedica al pago de pensiones y otras prestaciones, como la baja de maternidad o paternidad.
  2. Cotización por accidentes de trabajo o enfermedad profesional: es el porcentaje con el que se cubren los posibles accidentes laborales o enfermedades.
  3. Cotización por desempleo: el porcentaje que se destina al paro de aquellos trabajadores que se quedan sin empleo.
  4. Formación profesional: porcentaje con el que se sufragan cursos de formación para trabajadores.
  • Retenciones por IRPF: este porcentaje se retiene a cada trabajador en concepto de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Depende del salario del trabajador, aunque afectan otros factores, como si el trabajador es soltero o casado, tiene hijos a cargo, hipoteca, etc.

Por lo tanto podemos establecer una fórmula para entender mejor la diferencia entre bruto y neto en cuanto al salario se refiere:

Salario neto = Salario bruto – Seguridad Social – IRPF (impuestos)

Diferencia entre bruto y neto: precio

Si eres autónomo te habrá tocado hacer facturas. En ese caso, también aplicas los conceptos bruto y neto. En este caso, los porcentajes a deducir solo tienen que ver con impuestos

Cuando facturas un producto o servicio, el precio bruto es el que contempla la factura teniendo en cuenta el coste de elaboración y el margen de beneficio necesario para la supervivencia de tu empresa.

El precio bruto no incluye los impuesto que repercuten en la venta y, por tanto, no coincide con el precio de venta. Por tanto, el precio neto de tu producto es el que sí refleja dichos impuestos y, por ende, es el precio de venta final.

Así, a la hora de facturar un servicio, un emprendedor reflejará en su factura el precio bruto y el neto. Por lo tanto, en cuanto al precio, la diferencia entre bruto y neto se puede observar en la siguiente fórmula:

Precio neto (de venta) = Precio bruto – IRPF + IVA

Como ves, es importante tener claras las diferencias entre bruto y neto, pues tanto su hablamos de salarios como de precios, las diferencias son significativas. ¡Que no se te escapen! Y recuerda que si tienes dudas, puedes consultar con tu asesor financiero

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.