El blog de Pepe Promedio

Pólizas de crédito: qué son y cómo funcionan

Las pólizas de crédito, una manera de obtener financiación del pasivo no corriente, son muy utilizadas en el mundo empresarial, pero hay que tener cuidado a la hora de su administración. Su funcionamiento es diferente al de un crédito, por lo que es importante tener claro cómo funcionan las pólizas de crédito antes de pedir una, para evitar encontrarte en una situación complicada.

New Call-to-action

¿En qué consisten las pólizas de crédito?

Las pólizas de crédito son un instrumento de crédito, concedido por un banco, que usan las empresas. El banco cede a la empresa el derecho temporal a tener deuda hasta un cierto límite. El tomador de la póliza solo paga intereses por las cantidades de las que dispone, y no por el total del crédito que se le concede. 

Aún así, algunas entidades financieras cobran comisión por las cantidades no dispuestas, por lo que este es el primer aspecto a tener en cuenta al obtener una póliza de crédito. 
El importe que concede la entidad financiera es depositado en una cuenta especial de crédito, que funciona de manera similar a una cuenta corriente, pudiendo realizar ingresos y retiradas mientras dure el contrato de la póliza.

Formalización de una póliza de crédito

Las pólizas de crédito se formalizan, habitualmente, frente a un notario. Y es en ese momento cuando se indica toda la información referente a la póliza:

  • Datos de la entidad financiera concesionaria y de la empresa beneficiaria.
  • El importe concedido: cantidad máxima que la entidad financiera pone a disposición de la empresa.
  • Plazos. Fecha de vencimiento de la póliza de crédito. Cuando llegue esta fecha se realizará un estudio de renovación o se renovará automáticamente sin pasar por el notario, según el acuerdo.
  • Comisiones e intereses. Comisiones y tipos de interés que se aplican a la concesión del importe:
    • Apertura. Comisión por la apertura de la póliza de crédito. Varía según la entidad emisora, pero se aplica porque es un préstamo variable.
    • Saldo dispuesto. Comisión que se aplica cuando la empresa beneficiaria hace un reintegro en la cuenta.
    • No disponibilidad. Se puede aplicar una comisión por el saldo no dispuesto, si la empresa no ha necesitado usar todo el importe que se le ha concedido.
    • Interés por excedido. Si la empresa beneficiaria supera el límite concedido por la entidad financiera. Estos intereses serán mucho mayores que la comisión por saldo dispuesto.

¿Cómo funciona y cuándo es necesaria una póliza de crédito?

Las pólizas de crédito son necesarias, por ejemplo, cuando una empresa realiza una venta que no va a cobrar hasta dentro de un tiempo considerable, pero tiene que cubrir los impuestos, más el IVA durante este periodo. Es decir, necesita una inyección de dinero hasta el momento de recibir el importe de la venta.

En estos casos, la empresa utilizará la póliza como un self service: si se sirve poco, es posible que se quede sin cubrir todas sus necesidades financieras. Si se pasa y toma demasiado dinero prestado, acabará malgastando recursos.

¿Cómo funcionan las pólizas de crédito?

  • Cuenta corriente: las pólizas de crédito tienen una cuenta corriente asociada, así que se utiliza como tal. Su uso suele ser a corto plazo, entre 6 meses y 2 años, aunque se puede ir prorrogando automáticamente. 
  • Intereses: los intereses de las pólizas de crédito se pagan trimestralmente, y se aplica el interés pactado en la firma sobre el saldo medio deudor del período transcurrido. Aunque esto puede variar según las condiciones negociadas.
  • Renovación: la renovación de una póliza de crédito depende de la entidad financiera, que no está obligada a hacerlo. Dado que esto puede ser una condena a muerte para la empresa, desde hace poco tiempo la entidad está obligada a avisar por escrito con 3 meses de antelación si tiene  intención de no prorrogar la póliza, o de disminuir la cantidad en un porcentaje igual o superior a un 35%.
  • Costes: los costes para la empresa que contrata una póliza de crédito son considerables. Es por ello que hay que tener muy claro si es necesaria la contratación de este tipo de operación financiera.

Ahora que ya sabes que son y cómo funcionan las pólizas de crédito, puedes decidir si se trata  de un producto conveniente para tu negocio en este momento, o si es más bien una opción a tener en cuenta en el futuro.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.