El blog de Pepe Promedio

Libertad financiera, un sueño que tú también puedes alcanzar

Jornadas de trabajo que se extienden más de lo debido, fines de semana que se pasan volando porque apenas tenemos tiempo para descansar, unas perspectivas de jubilación que cada vez se complican más… este es el panorama al que nos enfrentamos trabajadores por cuenta ajena y autónomos. Pero, ¿y si no estuviéramos “condenados” a estar atados a nuestro trabajo durante toda la vida? ¿Y si la libertad financiera estuviera al alcance de nuestra mano?

New Call-to-action

Pues lo cierto es que podemos conseguirlo. Sí, seguro que estás pensando que entre pagar alquiler o hipoteca, los gastos mensuales, el comedor de los niños, etc. te sobra demasiado mes al final del sueldo y por tanto no tienes ninguna capacidad de ahorro. Pero si sigues leyendo vas a descubrir que esto no es verdad, y que incluso partiendo de pocos recursos puedes conseguir un importante colchón económico que te haga sentirte más libre económicamente.

¿Qué es la libertad financiera?

La podemos definir de forma muy sencilla como aquella situación en la que puedes cubrir todas tus necesidades a nivel económico sin tener que trabajar. 

Para ello debemos encontrar la combinación perfecta entre ahorros e ingresos pasivos (rentas que obtenemos por alquilar un piso, intereses de acciones y todo aquellos que nos genera poco a poco dinero sin que tengamos que hacer ningún esfuerzo).

Pirámide de la libertad financiera

No puedes pasar de 0 a 100 en un momento. La libertad financiera es la cúspide de una pirámide que tienes que escalar poco a poco.

Primero necesitas alcanzar la seguridad financiera, es decir, tener unos ingresos que te permitan cubrir tus necesidades básicas. Después puedes avanzar hacia la independencia financiera, cuando tienes unos ingresos que te permiten un nivel de vida adecuado. A partir de ahí tu meta es la independencia absoluta, organizar tus finanzas de tal forma que tengas dinero suficiente como para poder vivir sin necesidad de trabajar.

¿Sólo los ricos tienen libertad financiera?

Todos hemos pensado alguna vez “a ver si me toca el Euromillón y dejo de trabajar”. Pero, en realidad, la libertad financiera no implica ser millonario. No se trata de tener mucho, sino de vivir más frugalmente para que seamos capaces de satisfacer nuestras necesidades básicas con una cantidad de dinero que no sea demasiado elevada.

Por ejemplo, si estamos pensando en vivir de alquiler y cobramos 1.200 € al mes, seremos un poco más libres financieramente hablando si alquilamos una vivienda por la que pagamos 500 € mensuales que si alquilamos una por la que nos cobran 1.000 €.

Por eso, el primer paso hacia la libertad financiera es hacer una muy buena gestión de tu dinero y tus necesidades. Se trata de ver cuánto tienes y qué gastos necesitas cubrir. Si lo analizas detalladamente te darás cuenta de que hay muchos gastos superfluos que puedes reducir o incluso eliminar.

Solo con esta pequeña acción de planificación económica ya estás dando un paso de gigante, porque sin necesidad de hacer nada más tendrás más dinero disponible y no tendrás que renunciar al estilo de vida que te gusta llevar.

El tiempo siempre juega a tu favor

Cuando se trata de ahorrar y buscar fuentes para obtener ingresos pasivos las prisas nunca son buenas consejeras. Si quieres empezar a prepararte para la jubilación, e incluso disfrutar de una posición económica que te permita retirarte antes de llegar a la edad legal para jubilarte, ahora es buen momento para ponerse en marcha.

Gracias al interés compuesto puedes aumentar de forma notable tus ahorros. Se trata de reinvertir los intereses de tus inversiones en el capital invertido. Con esta sencilla acción consigues que tu dinero crezca mucho más que si te dedicas a gastar esos intereses en cosas que realmente no necesitas.

Dos métodos para alcanzar la libertad financiera

El hecho de que muchas personas piensen que para ellas alcanzar la libertad financiera es imposible es debido a que se pasan el tiempo soñando con una vida mejor pero no hacen nada para mejorar la que tienen.

Jugar a la lotería o juegos de azar esperando un golpe de suerte nunca es efectivo, es una pérdida de tiempo y de dinero. Tú tienes que ser el artífice de tu libertad financiera, y para ello tienes que esforzarte. Aquí tienes los dos métodos más efectivos:

La hormiga capitalista

¿Recuerdas lo que dijimos antes sobre eliminar gastos? Si lo haces tienes más dinero disponible, y es dinero que debes destinar al ahorro, igual que una hormiga va guardando comida durante todo el verano para luego no pasar hambre durante el invierno.

Una vez que tienes ahorros, es hora de invertirlos, pero siempre de forma diversificada. Tienes múltiples opciones como planes de pensiones, PIAs, fondos de inversión, etc. Si además aplicas la fórmula del interés compuesto, al cabo de unos años verás que tu colchón económico ha crecido mucho casi sin que te des cuenta de ello.

La abeja emprendedora

El segundo método pasa por buscar fórmulas que te permitan obtener ingresos pasivos. Aquí las opciones son casi infinitas: comprar una casa a buen precio y alquilarla, monetizar un blog, escribir un libro y cobrar derechos de autor durante toda la vida o crear una tienda online a través del método del dropshipping.

¿Cuál es la mejor opción? Con cualquiera de estas opciones vas a tener más dinero que si sencillamente te sientas a esperar un milagro y que tus números salgan de un bombo de lotería. Pero lo que de verdad funciona bien es combinar ambos métodos.

Ahorrar parte de tu salario e ir invirtiéndolo y, por otro lado, buscar fuentes de ingresos pasivos para, a continuación, invertir también el dinero que deriva de ellas.

Pero cuidado, que esto así dicho parece muy fácil, pero en realidad no lo es tanto. Si quieres alcanzar la libertad financiera vas a tener que trabajar muy duro e involucrarte mucho tanto en el ahorro como en la búsqueda de fuentes de ingresos pasivos. Eso sí, los resultados que vas a obtener a cambio son tan satisfactorios que merece la pena.

3 pasos para llegar a la libertad financiera

Ahora que ya te has dado cuenta de que la independencia absoluta a nivel económico no es tan inalcanzable como pensabas, es hora de que comiences a crear tu propio plan de acción. Para ello te proponemos hacerlo en tres sencillos pasos.

Calcula cuánto necesitas para vivir

Ya hemos visto antes que no se trata de llegar a ser rico, sino de poder tener un buen nivel de vida sin depender del trabajo. Por tanto, la cantidad que hace falta puede variar mucho de una persona a otra. De ahí que el primer paso sea hacer un buen cálculo de lo que necesitas para vivir. 

Diseña tu estrategia

Al llegar a este paso ya debes saber cuánto dinero vas a necesitar para disfrutar de la libertad financiera, así que es hora de planificar cómo vas a conseguirlo. Aquí tendrás que analizar diferentes fórmulas de ahorro, investigar sobre diferentes formas de inversión y empezar a investigar cómo podrías obtener ingresos pasivos.

Pasa a la acción

El último paso es quizá el más obvio pero el más difícil de dar. Una vez que has hecho toda la planificación teórica tienes que poner en marcha tus planes y empezar a recorrer un camino que a buen seguro te va a dar muchas alegrías.

El día de mañana, cuando descubras que no tienes que trabajar hasta los 67 años (o más) y vivir después de una pequeña pensión pública, sino que puedes dejar el trabajo cuando tú quieras y vivir cómodamente con tu pensión y tus ahorros, agradecerás haber tomado la decisión de trabajar en tu independencia económica.

Con una buena planificación tu libertad financiera está mucho más cerca de ser una realidad. Además, hoy en día cuentas con la gran ventaja de tener a tu disposición educadores y planificadores que pueden ayudarte a gestionar mejor tus recursos y tomar las decisiones más inteligentes para que alcances la deseada independencia económica.

New Call-to-action

__________________________________________________

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Queremos explicarte el caso de Luis Pita...

Mi nombre es Luis y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2038.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este curso gratuito:

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.