El blog de Pepe Promedio

Interés compuesto, el concepto que te interesa conocer

El interés compuesto es un factor fundamental en la inversión, ya que puede hacer que tus ahorros crezcan más de lo que esperabas. En este artículo te lo vamos a explicar todo sobre él y sobre su cálculo.

New Call-to-action

¿Qué es el interés compuesto?

Es el que sumamos al capital inicial al término de una inversión. Quizá definido así no te quede muy claro, pero si lo vemos con un ejemplo seguro que resolvemos todas tus dudas.

Imagina que inviertes 1.000 € y al final del plazo de inversión has ganado 80 €. En lugar de coger esos 80 € y gastarlos, lo que vamos a hacer es sumarlos al capital inicial y volver a invertir. De modo que ahora no estamos invirtiendo 1.000 € sino 1.080 €.

Con ayuda de este vídeo lo vas a ver todavía más claro:

¿Qué características tiene y en qué se diferencia del interés simple?

Interés simple y compuesto son dos términos diferentes. En el interés simple no reinvertimos lo que hemos ganado con la inversión, por lo que el capital invertido es siempre el mismo.

Lo que verdaderamente define al compuesto es lo siguiente:

  • Hace crecer el capital invertido.
  • Al aumentar el capital invertido los intereses conseguidos son cada vez mayores.
  • Al iniciarse cada nuevo período de inversión el interés se calcula conforme al capital actual.

¿Cómo calcular el interés compuesto?

Para conocer el interés compuesto la fórmula no es complicada:

Capital final = CO x (1+Ti) ^t

  • CO: capital inicial.
  • Ti: tasa de interés anual.
  • t: tiempo que dura la inversión.

Interés compuesto, ejemplos para verlo más claro

Imaginemos que queremos invertir 100 € durante un año con una tasa de interés del 10 %. La fórmula es la siguiente:

100 x (1+0,010/1)^1 = 110

Esto quiere decir que al final de ese período hemos ganado 10 € que vamos a reinvertir. Así que el segundo año la fórmula será:

110 x (1+0,10/1)^1 = 121

Podemos ver cómo poco a poco nuestros ahorros van creciendo de un período de inversión a otro y ese crecimiento es más rápido que si apostamos por el interés simple.

Si no te apetece ponerte a hacer cuentas siempre puedes usar directamente una calculadora online y comprobar en apenas unos segundos cuanto puedes ganar con el interés compuesto.

La regla del 72

En este punto no podemos olvidarnos de la famosa regla del 72, que en realidad viene a simplificar la fórmula del interés compuesto. Es muy sencilla, lo único que tenemos que hacer es dividir entre 72 el tipo de interés que vamos a ganar con nuestra inversión. El resultado es el tiempo en años que vamos a tardar en duplicar esa cantidad de dinero. 

Retomando el ejemplo anterior, si el interés es del 10 % y queremos duplicar nuestra inversión de 100 € vamos a tardar: 72/10 = 7,2 años. Esta regla es muy útil para ver si una inversión nos interesa o no realmente

Ventajas de aplicar el interés compuesto en el ahorro

Esta fórmula es mucho más eficiente que sencillamente dedicarse a ahorrar e invertir, puesto que puede ayudar a hacer crecer el dinero de forma más rápida.

Imagina que puedes ahorrar 2.000 € cada año e invertirlos. Si en lugar de gastar los intereses los sigues reinvirtiendo sumándolos al capital en cada nuevo período de inversión, al cabo de unos años tendrás mucho más dinero que si sencillamente hubieras ampliado el capital invertido con lo que ahorras cada año.

El tiempo es una de las grandes claves para el éxito del interés compuesto y puede dar lugar a importantes beneficios. No obstante, si estás pensando en invertir, lo mejor es que te pongas en manos de un asesor experto que conozca el mercado, los tipos de interés y las mejores herramientas de inversión para ayudarte a elegir las que mejor se adapten a ti en función de tu propio plan de ahorro.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.