El blog de Pepe Promedio

Ratio de tesorería: ¿qué es, cómo calcularlo y cómo interpretarlo?

Los ratios financieros son los grandes aliados de la dirección financiera, ya que con ellos se conoce y se analiza la situación financiera de la empresa. El ratio de tesorería es uno de los ratios financieros, con cuyo análisis se puede saber si la empresa está bien gestionada y se pueden realizar proyecciones económico-financieras, lo que supone mejorar la toma de decisiones. 

New Call-to-action

¿Qué es el ratio de tesorería?

El ratio de tesorería sirve para realizar el análisis económico y financiero de una empresa. En este post te contamos cómo calcular e interpretar el ratio de tesorería, además de los valores óptimos que reflejan la solvencia del día a día en la compañía.

El ratio de tesorería permite medir la capacidad de una compañía o institución para pagar las deudas que vencen en el corto plazo. Muestra la capacidad de la empresa para hacer frente a las deudas en un rango de tiempo inferior a un año, manteniendo el disponible y las deudas a su favor.

En este punto es importante diferenciar los conceptos de tesorería y solvencia. Tanto el ratio de tesorería como el ratio de solvencia muestran la capacidad de la empresa para pagar sus deudas, pero se diferencian en el factor tiempo. 

El ratio de tesorería sólo abarca las deudas a corto plazo, comparándolas con los recursos de la compañía. Estos recursos son líquidos o pueden serlo a corto plazo. Podríamos decir que indica la solvencia inmediata de la compañía.

Por su parte, el ratio de solvencia compara todo el activo de la empresa con el pasivo. Es decir, muestra la relación entre todos sus bienes y derechos y las obligaciones y deudas. Mide la solvencia general de la compañía.

¿Qué mide el ratio de tesorería?

Las empresas operan, en mayor o menor medida, con financiación ajena. Gracias a esta financiación, las empresas crecen y pueden invertir. Además, con esta financiación pueden hacer frente a su actividad, ya que en muchas ocasiones los pagos de los clientes se aplazan en el tiempo, como también se aplazan los cobros. 

En este contexto, resulta fundamental para una empresa tener los medios necesarios para hacer frente a las deudas que vencen pronto. Para establecer hasta qué punto la compañía es solvente en el corto plazo se utiliza el ratio de tesorería, también llamado prueba ácida.

¿Cómo se calcula y se interpreta el ratio de tesorería?

Fórmula para calcular el ratio de tesorería

El ratio de tesorería se calcula aplicando la siguiente fórmula:

Ratio de tesorería = (Activos disponibles + activos realizables) / Pasivo corriente

Estos valores se encuentran en el balance de situación y se refieren a los siguientes conceptos:

  • Activos disponibles. Se trata del dinero, la liquidez de la empresa (cuentas corrientes, por ejemplo).
  • Activos realizables. Son todos los bienes y derechos que la compañía puede transformar en dinero rápidamente, así como los deudores, clientes y las inversiones financieras a corto plazo.
  • Pasivo corriente. Son todas aquellas deudas y obligaciones que vencen en el corto plazo.

Interpretación del ratio de tesorería

En otras palabras, el ratio de tesorería ofrece información sobre cuántos euros tiene disponibles la empresa, entre el dinero líquido y los bienes y derechos que puede convertir en dinero de forma rápida, por cada euro que adeuda en el corto plazo.

Es decir, si por ejemplo la ratio es de 2,30, significa que la empresa tiene, entre dinero y bienes,  2,30€ por cada euro que debe a corto plazo.

¿Cuál es el valor óptimo del ratio de tesorería?

Los economistas coinciden en señalar que el valor óptimo del ratio de tesorería es alrededor de 1. Es decir, que el importe total del disponible más el realizable sea igual o similar al total de las deudas a corto plazo.

Ratio de tesorería inferior a 1 

Indica que la solvencia de la empresa a corto plazo no es suficiente. Cuanto más bajo sea el ratio de tesorería, mayor dificultad para hacer frente las deudas que vencen a corto plazo y, por lo tanto, mayor posibilidad de incurrir en impagos si no se toman medidas.

Si el ratio de tesorería es inferior a 0,3 deben tomarse medidas urgentes, como acortar los plazos de cobro o alargar los de pago, transformar en dinero activos menos líquidos o renegociar la devolución de los pasivos inmediatos.

Ratio de tesorería superior a 1

Indica que es probable que existan activos improductivos, que perjudican la rentabilidad.

Recuerda que estos valores óptimos se han establecido con carácter general, por lo que es probable que varíen en función del sector al que pertenezca la empresa, la situación económica que atraviese y sus características.

¿Por qué hay que vigilar el ratio de tesorería?

La falta de solvencia, que permita hacer frente a las deudas, es uno de los principales problemas que puede tener una empresa. En este sentido, el ratio de tesorería es uno de los indicadores más importantes para conocer la situación de la compañía y así establecer las acciones que se deben afrontar con más urgencia. 

Además, el ratio de tesorería permite la comparación con otras empresas del sector, lo que sirve para conocer la situación de la empresa respecto a la competencia. 

Es importante tener en cuenta que el ratio de tesorería no es estático, sino que debe considerarse siempre según su evolución y el impacto que tengan las medidas que se toman en cada momento.  

Ahora que ya sabes qué es el ratio de tesorería, podrás tomar las decisiones financieras que más convengan a tu empresa. Aún así, las pequeñas empresas y los autónomos pueden tener más dificultades para atender este tipo de cuestiones, por lo que, recuerda, si tienes dudas busca asesoramiento financiero o laboral.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.