El blog de Pepe Promedio

Factoring: definición y todo lo que debes saber sobre este método de gestión de cobros

Los impagos y retrasos en el cobro de facturas están, por desgracia, a la orden de día en el caso de pequeñas y medianas empresas. La falta de liquidez puede provocar graves problemas en este tipo de negocios, incluso puede obligarles a cesar la actividad. Hablemos del factoring.

Si eres autónomo o gestionas una pyme y te preocupas por esta situación, quizás te interese este artículo. En él, te damos todos los detalles de un método con el que puedes financiarte con tus propias facturas y obtener liquidez sin recurrir a los tradicionales préstamos. Nos referimos al factoring, definición que te facilitamos en este artículo junto con las ventajas, inconvenientes, tipos y costes. ¿Te mueres de ganas de saber qué es factoring? ¡Sigue leyendo! 

New Call-to-action

Factoring: definición

Como ya hemos avanzado, es un método con el que puedes financiarte gracias a tus propias facturas. Es una operación financiera con la que tu empresa cede las facturas a otra, por lo general bancos, que se encarga de gestionar el cobro. La empresa de factoring, por realizar la gestión, se quedará un porcentaje de la factura en concepto de comisión. A modo de resumen, el factoring te permite cobrar de forma anticipada las facturas a cambio de ceder un porcentaje de las mismas.

Es decir, si cedes una factura con un importe de 10.000 € a una entidad de factoring, esta te dará de inmediato 9.000. Se queda con el 10% de comisión y el derecho a cobrar la factura. Cuando la empresa a la que habías extendido la factura le paga al banco, este recibirá los 10.000 € de tu cliente y, por lo tanto, habrá ganado 1.000 €.

Servicios del factoring

Los servicios que ofrece el factoring, definición que va más allá de un anticipo de las facturas, también incluye servicios adicionales:

  • Asume el riesgo crediticio (factoring sin recurso), es decir, si tu cliente no paga, el riesgo lo asume la entidad de factoring.
  • Asume también el riesgo de cambio, en caso de que la factura tenga una moneda extranjera.
  • Completa la gestión del cobro pero no se hace cargo del riesgo de impago si la modalidad de factoring es con recurso. En este caso, harías frente tú al agujero patrimonial.
  • Realiza el cobro efectivo del crédito.
  • Asesora financiera y comercialmente a los deudores.

Factoring vs. Confirming

El factoring es un método de gestión de cobros. Sin embargo, el confirming gestiona pagos. Es un servicio financiero que puedes contratar para que un banco gestione tus pagos a proveedores y estos puedan recibir sus pagos antes de la fecha de vencimiento.

Tipos de factoring

A. Factoring con y sin recurso

  • El factoring sin recurso hace referencia a que la empresa de factoring asume el riesgo en caso de que el deudor no pague. Es el tipo más frecuente.
  • Por su parte, el factoring con recurso implica que la empresa que contrata, la tuya, es la que admite el riesgo en caso de impago.

B. Factoring con y sin notificación

  • Un factoring con notificación implica que la entidad financiera comunica al deudor que la factura se ha sido cedida. Desde ese momento, el deudor queda obligado a pagarle a la entidad financiera bajo los criterios acordados.
  • En el caso de que sea un factoring sin notificación, el deudor no tendrá información y le pagará a la empresa (que a su vez, deberá pagar a la entidad financiera).

C. Factoring de agencia

Independientemente de la modalidad que elijas de los apartados A y B, tu empresa puede ser nombrada agente de cobro por la empresa de factoring. En este caso, realizarás el cobro de las facturas cedidas a la entidad financiera y quedas obligado a remitirle todos los pagos que vayas recibiendo de tus deudores incluidos en el contrato de factoring.

D. Con/sin globalidad

En todos los tipos de factoring que hemos visto, el contrato puede contemplar que tu empresa, en algunas ocasiones, ceda a la entidad financiera todas las facturas (globalidad de facturación) de uno, varios o todos los deudores incluidos en el contrato de factoring. 

Ventajas

  • Liquidez inmediata: dado que las facturas tienen un plazo medio de pago de más de 70 días, el factoring es un modo de lograr liquidez sin tener que esperar a la fecha del vencimiento de la factura.
  • No genera deudas: cedes los derechos sin generar una deuda con la entidad financiera, por lo que si necesitas solicitar un préstamo, el factoring no te perjudica.
  • Se externaliza la gestión del cobro: tu empresa no debe destinar ningún recurso a gestionar el cobro; ganas en tiempo y recursos con los que dedicarte a producir y vender.
  • Asesoramiento financiero y comercial: en algunas modalidades de factoring (sin recurso) la entidad financiera hará un exhaustivo estudio de tu empresa y cartera de clientes que puedes usar como asesoría financiera (ya que te notificarán de qué pie cojeas y cómo puedes mejorar) y comercial (pues te indicarán qué clientes son buenos y cuáles son morosos).

Inconvenientes

  • Mala imagen para tus clientes. Si no informas a tus clientes que has cedido las facturas, podrían interpretar que tu empresa ha sido intervenida.
  • El factoring con recurso puede ser peligroso. Si el deudor no ha pagado al banco y este te devuelve la factura, habrás perdido más dinero que si solo hubieses dejado de cobrar esa factura.
  • Solo se aceptan clientes solventes. La entidad financiera podría aceptar solo a clientes que sean lo suficientemente solventes y tengan estandarizado el proceso de cobro, de manera que no suponga un esfuerzo administrativo.
  • Puede ocasionar inconvenientes a tus clientes. Evidentemente la capacidad de negociación de tus clientes contigo no se compara con la que pueda tener con una entidad financiera. 

Costes

Si te decides por un factoring, deberás negociar con la entidad financiera porque, en un contrato de factoring, esta puede incluir algunos costes:

  • Comisión por cada operación, en función del crédito. Esta comisión puede variar entre el 2 y el 3% del total. 
  • También cobra un interés en función del plazo de vencimiento, si se anticipan los créditos.
  • Se incluye una comisión en concepto de gastos del servicio.
  • Podría incluirse, además, un coste de seguro y hasta los gastos de estudio.

Como has visto, el factoring puede ser una opción para obtener liquidez y evitar recurrir al tradicional préstamo. Sin embargo, tiene ventajas, pero también inconvenientes y un coste elevado. Por eso, nuestra recomendación es que realices un plan estratégico adecuado para tu negocio con el que tengas al día tus cuentas. No dudes en recurrir a un asesor especializado para que analice si tu empresa tendrá suficiente liquidez para afrontar los pagos sin necesidad de tener que recurrir al factoring.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.