El blog de Pepe Promedio

Inversión de sujeto pasivo ¿qué implicaciones tiene para el autónomo?

Si ya te has dado de alta como autónomo y has empezado a trabajar, te habrás dado cuenta de que para elaborar tus facturas también debes tener ciertos conocimientos sobre contabilidad y finanzas. Pero es posible que desconozcas la figura de la inversión de sujeto pasivo, a la que quizá en algún momento tengas que recurrir. En este post vamos a ver con más detalle de qué se trata.

New Call-to-action

Inversión del sujeto pasivo: ¿qué es?

La regla general es que, cuando compras un producto o contratas un servicio, la factura que te emiten va gravada con IVA. Es decir, el que emite la factura te repercute a ti el IVA como consumidor, y tú debes pagarlo. Después, quien ha emitido la factura declara el impuesto y hace el ingreso correspondiente en la Agencia Tributaria.

Pero con la inversión de sujeto pasivo se rompe la regla general. Es decir, el cliente es quien debe encargarse de la autoliquidación del IVA de la factura.

Inversión del sujeto pasivo: ¿en qué casos puede darse?

El requisito fundamental para que se dé la inversión del sujeto pasivo es que tanto el proveedor del producto o servicio como su cliente sean empresas o profesionales, y actúen como tal.

Al ser una medida excepcional sólo puede producirse en los casos expresamente previstos en la legislación, concretamente en el artículo 84.1.2º de la Ley del IVA

En la actualidad los casos en los que puede darse la inversión del sujeto pasivo son:

  • Operaciones en las que el empresario o profesional no reside en un territorio en el que se aplique el IVA.
  • Venta de oro sin elaborar, oro de inversión y productos de oro semielaborados.
  • Compraventa de materiales de recuperación.
  • Derechos de emisión de efecto invernadero.
  • Entregas inmobiliarias que sean consecuencia de procesos concursales.
  • Entregas inmobiliarias con renuncia a la exención de IVA por parte del sujeto pasivo, como es el caso de la venta de edificaciones por un empresario o profesional que no sea el  promotor, y para determinadas ventas de terrenos rústicos.
  • En entregas de inmuebles efectuadas como ejecución de una garantía constituida sobre ellos, como una ejecución hipotecaria, por ejemplo.
  • Ejecuciones de obra con o sin aportación de materiales y cesión de personal. En estos casos, el objeto de la ejecución de la obra debe ser la urbanización de terrenos, la construcción o la rehabilitación de una edificación.
  • Rehabilitaciones de local de negocio.
  • Entregas de plata, platino y paladio, ya sea en bruto, en polvo o semilabrado.
  • Reventa de productos tecnológicos como móviles, videoconsolas… o cuando este tipo de productos no se venda a un revendedor, pero la base imponible de la operación sea superior a 10.000 euros.

Definición de contribuyente

Para seguir explicando la inversión del sujeto pasivo es necesario hacer una aproximación a la definición de contribuyente.

  • El contribuyente es la persona física o jurídica que está obligada a pagar un impuesto
  • Es importante no confundir este concepto con el de sujeto pasivo, que es el deudor del tributo.

Lo normal es que contribuyente y sujeto pasivo sean la misma persona, pero en el caso del IVA no. En el caso del IVA, el contribuyente es el cliente, que debe pagar el impuesto por los productos o servicios adquiridos, mientras que el sujeto pasivo es la empresa o profesional que vende al cliente el producto o servicio y tiene la obligación de ingresar en Hacienda el IVA que ha pagado el contribuyente.

Cuando se produce la inversión del sujeto pasivo en el IVA, el contribuyente pasa a ser,  también, sujeto pasivo.

Inversión de sujeto pasivo: ¿cómo se factura?

Si alguna de las operaciones que realizas como profesional está dentro de los casos en los que puede darse la inversión del sujeto pasivo, debes tener en cuenta dos cosas al elaborar tu factura:

  • La factura no llevará IVA repercutido, será tu cliente el encargado de declarar y pagar el impuesto.
  • Deberás mencionar expresamente en la factura que se trata de un supuesto de inversión del sujeto pasivo de conformidad con el artículo 84.1.2º de la Ley 37/1992 del IVA.

Ahora bien, tanto en tu declaración trimestral de IVA como en el resumen anual deberás dejar constancia de las operaciones con inversión de sujeto pasivo.

En caso de ser tú quien recibe una factura con inversión de sujeto pasivo, deberás incluir en tu declaración trimestral de IVA el importe que correspondería al impuesto, si la factura llevara IVA repercutido. Lógicamente, también deberás hacer constar este importe en el resumen anual.

Inversión del sujeto pasivo: ¿es obligatoria?

Realizar la inversión del sujeto pasivo en los términos señalados es totalmente obligatorio cuando lo dictamine la ley. En caso de no cumplir con esta obligación se pueden imponer sanciones económicas que oscilan entre 300 y 10.000 €.

En caso de que quien elabore la factura no haya comunicado la inversión del sujeto pasivo, Hacienda puede declararle responsable solidario de la deuda.

¿Sigues teniendo dudas sobre la inversión del sujeto pasivo?

Si formas parte del grupo de profesionales o empresas que deben realizar la inversión del sujeto pasivo y deseas ampliar información, lo mejor que puedes hacer es contactar con nosotros, y te ayudaremos a resolver tus dudas. Así podrás cumplir con todas tus obligaciones tributarias en tiempo y forma.

New Call-to-action

__________________________________________________

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Queremos explicarte el caso de Luis Pita...

Mi nombre es Luis y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2038.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este curso gratuito:

Ver todo

Quizá te puede interesar…