El blog de Pepe Promedio

Rehipotecar, otra forma de obtener la financiación que necesitas

Todos podemos tener necesidades puntuales de dinero, ya sea para hacer una reforma en casa, cambiar de coche, etc. Así que es normal que si te ves en una situación de este tipo te plantees pedir un préstamo. Lo que quizá no sepas es que tienes otras alternativas de financiación como rehipotecar tu casa o ampliar tu hipoteca actual.

¿Quieres saber cómo funcionan estas alternativas? Entonces sigue leyendo para descubrir cuál es la mejor opción para ti.

New Call-to-action

¿Qué es rehipotecar?

La rehipoteca es una operación con la que una persona solicita una nueva hipoteca sobre su vivienda habitual. Si todavía hay una hipoteca pendiente sobre ese inmueble se cancela con el nuevo préstamo hipotecario obtenido y se constituye una nueva hipoteca.

Casos comunes en los que se suele optar por la rehipoteca

Cada persona es diferente y por tanto nos podemos encontrar con varios casos en los que esta opción es viable, pero los más habituales son los siguientes:

  • Sufragar la compra de una segunda residencia. Si no lo sabes, las hipotecas para segundas y ulteriores residencias no tienen las mismas condiciones que los préstamos hipotecarios para vivienda habitual. El importe que ofrecen los bancos es menor, y también suele serlo el plazo de amortización. Si tienes algo de dinero ahorrado y rehipotecas tu vivienda habitual, puedes cubrir íntegramente el precio de esa segunda residencia que quieres adquirir.
  • Hacer una reforma. Llega un momento en el que hacer obras en casa no es un capricho ni un lujo sino una auténtica necesidad. Con el paso del tiempo es necesario renovar puertas y ventanas para mejorar el aislamiento, cambiar el sistema de fontanería y/o electricidad, renovar la cocina, etc. Las obras son caras, por lo que en lugar de pedir un préstamo personal puedes optar por una rehipoteca y obtener así el dinero que te hace falta.
  • Reunificar deudas. La reunificación de deudas es una alternativa para reducir los gastos mensuales. Lo que haces es rehipotecar la vivienda y con lo que obtienes cancelas todas las deudas pendientes, así el único gasto que debes afrontar cada mes es el del préstamo hipotecario.

¿Qué es mejor, ampliar la hipoteca o rehipotecar?

Con la rehipoteca pides una nueva hipoteca sobre tu vivienda (cancelando antes la anterior), mientras que con la ampliación de hipoteca lo que haces es aumentar directamente el préstamo hipotecario que ya tienes concedido por el banco. Ambas operaciones tienen costes que debes examinar muy bien para ver cuál es la mejor opción para ti.

Costes de ampliar el capital de la hipoteca

  • Comisión por novación, se calcula teniendo en cuenta tanto el capital que te queda pendiente de amortizar como el capital ampliado.
  • Impuesto de Actos Jurídicos Documentos, en función de la Comunidad Autónoma puede variar entre un 0,5% y un 1,5%.
  • Gastos de tasación.

Costes de rehipotecar

  • Comisión de cancelación de la hipoteca anterior.
  • Escritura de cancelación de hipoteca ante Notario.
  • Gastos de gestoría.
  • Gastos por anulación de la carga en el Registro de la Propiedad.
  • Gastos asociados a la constitución de una nueva hipoteca, como el gasto de tasación de la vivienda.

Esto nos lleva a la conclusión de que rehipotecar lleva más gastos asociados que ampliar el capital de tu hipoteca actual, así que te puede salir más caro.

Presta atención a las condiciones

A la hora de negociar con tu banco una posible rehipoteca o una ampliación del capital de tu préstamo hipotecario no te centres solo en los gastos, analiza bien las condiciones de cara operación.

Más allá de los gastos directos que acabamos de examinar, es posible que el banco te quiera imponer más vinculaciones (una tarjeta de crédito, un seguro, etc.), lo que también es un gasto extra. Y no pierdas nunca de vista los intereses que vas a tener que pagar a cambio del dinero que vas a conseguir. 

Analizando todas estas cuestiones puedes ver si de verdad te interesa optar por ampliar la hipoteca, por una rehipoteca o por otra alternativa de financiación.

Ahora que ya conoces ambas opciones puedes analizar tu situación y escoger la que mejor se adapte a tus necesidades. No obstante, si no lo tienes del todo claro o te quedan dudas, nuestra recomendación es que acudas a un experto que analice tu situación y te guíe en la toma de decisiones.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.