El blog de Pepe Promedio

Tipos de contratos: ¿cuáles son sus principales características?

El trabajo es una de las principales preocupaciones de las personas. Tener un trabajo implica que a cambio de nuestro esfuerzo obtendremos una compensación económica que nos hará disfrutar de un mayor bienestar. El documento que regula las pautas de la relación laboral que se establece con la empresa es el contrato

Como sabes existen diferentes tipos de contratos, con sus características respectivas. En este artículo te explicamos cuáles son. Es conveniente tener esta información para ser conscientes de que las cláusulas pactadas en nuestro contrato responden a los derechos que todos tenemos como trabajadores.

New Call-to-action

Las características de los contratos laborales

Podríamos decir que el contrato es el acuerdo al que llegan el empleado y la empresa mediante el que se establecen cuáles son los servicios y las actividades que deberá realizar el trabajador y por los que la empresa le remunera; o, lo que es lo mismo, paga sus servicios.

Todos los tipos de contratos laborales recogen los derechos y obligaciones de ambas partes, además del consentimiento mutuo sobre la relación laboral y el objetivo de la misma.

El contrato también debe reflejar:

  • Cuál es la duración de la realidad laboral.
  • Si existe o no un periodo de prueba.
  • El compromiso y la necesidad de que ambas partes den un preaviso en caso de que se quiera terminar la relación antes del tiempo acordado
  • Cuáles son las consecuencias en caso de que cualquiera de las partes incumpla el contrato.
  • Cualquier tipo de acuerdo al que se haya llegado durante el proceso de contratación.

Contratos a jornada completa y parcial

Los contratos laborales suelen hacerse a jornada completa o parcial. ¿Cuáles son las diferencias?

  • Contrato de jornada completa: en este contrato se establece una jornada laboral máxima que puede llevar a cabo al empleado según el convenio colectivo que se aplique. Por lo general son como máximo 40 horas semanales. Si se hacen más horas se conocen como horas extra y recibirán una remuneración distinta, aunque esto también depende el convenio colectivo. En cualquier caso, el número máximo de horas extra al año es 80.
  • Contrato de jornada parcial: este tipo de contrato se celebra por un número de horas distinto al de jornada completa. Podrían ser 20, 30, etc. Si se realizan más horas de las que se establecen en el contrato se llaman horas complementarias. En este caso, no pueden superar el 30% de la jornada reflejada en el contrato. 

Tipos de contratos

A. Indefinido

  • Este es, sin duda, uno de los tipos de contratos más demandados. En él no se estipula una duración determinada de la relación laboral, lo que implica la estabilidad del empleado. Por tanto, si la empresa decide despedir al trabajador, deberá indemnizarle.
  • Este tipo de contrato también tiene ventajas para el empleador, pues se podrá beneficiar de diferentes deducciones fiscales.
  • Por lo general, y salvo los contratos de interinidad, formativos o de relevo, un trabajador pasará a tener un contrato indefinido con la empresa después de 2 años de actividad laboral con la misma empresa.

B. Temporal

  • En este caso, empleador y empleado pactan un periodo temporal durante el que se prestarán los servicios.
  • El periodo de prueba varía en función del tiempo de contratación que se haya estipulado. Por lo general se permite que haya prórrogas. 
  • Dentro de este tipo, encontramos diferentes tipos de contratos o subtipos:
    • Por obra o servicio: se celebran cuando ambas partes saben que la vinculación laboral tendrá un final determinado, aunque la fecha sea incierta, pues se vincula a la terminación de un servicio concreto. Por ejemplo, llevar a cabo un inventario.
    • Eventual: como mucho puede durar seis meses, se suele utilizar en esos momentos en los que la empresa necesita más mano de obra debido a circunstancias que no previó.
    • De interinidad: el principal objetivo de este contrato es cubrir una vacante de forma temporal y, por lo tanto, dura lo que dure la ausencia del trabajador al que se sustituye. Por lo general se asocia a la solicitud y concesión de bajas laborales de los empleados.
    • De relevo: se utiliza para cubrir un periodo de tiempo concreto a otro trabajador, por lo general un veterano que se jubila y disfruta de una reducción de jornada. Para cubrir lo que resta de la jornada se contrata a otro empleado.

C. De formación

  • Solo puede celebrarse con trabajadores entre 16 y 30 años de edad.
  • El objetivo principal es favorecer que el empleado pueda alternar su trabajo con la formación, con lo que se aumentaría la inserción laboral una vez que haya obtenido la formación completa.
  • Como máximo puede durar tres años, después de ese tiempo, se pasa a tener un contrato indefinido.
  • La remuneración no puede ser menor que el salario mínimo interprofesional.

D. En prácticas

  • Como en el caso anterior, estos tipos de contratos en prácticas se celebran con la intención de mejorar la competencia profesional del empleado para que pueda ejercer de una forma más eficaz.
  • Debe vincularse a una formación específica de manera que se obtenga experiencia en el sector, pero también se comprendan mejor los contenidos formativos.
  • La retribución se fija según convenio, pero no puede ser menos del 75% de lo que recibiría un trabajador en el mismo puesto.

Todo lo que tiene que ver con el mundo laboral es complejo. Por eso, conviene mantenerse informado, para asegurarse de que las condiciones en las que los trabajadores prestan sus servicios son las debidas. Para resolver tus dudas con respecto a tu contrato, puedes acudir al Estatuto de los Trabajadores, pero también a tu convenio colectivo que contempla las pautas más específicas.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.