El blog de Pepe Promedio

¿Cómo crear tu propia cartera de acciones?

Si tienes dinero ahorrado existen diferentes opciones para obtener rendimiento, pero una de las más populares es la inversión en bolsa. Para que este proceso sea un éxito primero tienes que configurar tu cartera de acciones, y esto no es sencillo, ya que el resultado final debe adaptarse tanto a tu perfil inversor como al momento del mercado.

¿Quieres saber cómo hacerlo? Entonces sigue leyendo, en el artículo de hoy te vamos a explicar todo lo que debes saber para empezar a invertir con éxito.

New Call-to-action

¿Qué es una cartera de acciones?

Comencemos por el principio, para crear tu cartera primero debes entender bien de qué se trata. Partimos de la base de que una acción es una participación del capital social de una empresa. Como lo normal es comprar varias acciones de diferentes empresas, lo que se conforma es una cartera.

Es decir, que de forma muy sencilla podemos definir la cartera de acciones como todas aquellas acciones de las que somos propietarios.

¿Por qué invertir en acciones?

Lo que buscamos cuando invertimos es rentabilidad, pero también debemos tener en cuenta que toda inversión conlleva un riesgo.

En el caso de la bolsa el riesgo puede ser un poco mayor, puesto que los mercados son muy volátiles. Sin embargo, está demostrado que la inversión en bolsa es la más rentable a largo plazo. Por eso, si creas una buena cartera de acciones y tienes objetivos de rentabilidad a largo plazo, puedes obtener con la bolsa más beneficios que con otras inversiones.

¿Cuál es el valor de las acciones y qué implica el valor de mercado de una acción?

El valor de una acción es el precio que tiene en el mercado bursátil en un determinado momento, y esto se calcula a partir de la oferta y la demanda

El valor de mercado determina cuál es el valor de unas acciones multiplicando el valor de estas por la cantidad de acciones que hay circulando en el mercado.

¿Qué tipos de acciones existen?

  • Defensivas: son emitidas por empresas de bajo riesgo y por eso ofrecen un rendimiento bastante estable.
  • Ofensivas: proceden de empresas con resultados mucho más volátiles, como las petroleras o las empresas tecnológicas, por lo que su precio puede subir o bajar rápidamente.
  • Preferentes: son títulos que de forma eventual pueden pagar dividendos.
  • Ordinarias: no reparten dividendos necesariamente, pero dan el derecho a participar en la Junta General de Socios.
  • Sobre la par: son las que tienen una cotización que es superior a su valor nominal.
  • A la par: cuando el valor nominal es igual al valor de mercado.
  • Bajo la par: la cotización está por debajo del valor nominal.

¿Cómo crear una cartera de acciones y hacer su seguimiento?

Lo primero es definir tu perfil como inversor determinando el nivel de riesgo que puedes asumir y la rentabilidad que quieres obtener. Esto está condicionado por factores como tu edad y tu patrimonio.

Después debes establecer los objetivos que persigues con la inversión. Hay quien busca obtener la máxima rentabilidad y quien prefiere preservar su patrimonio y verlo crecer poco a poco.

A continuación puedes empezar a crear tu cartera en base a tu perfil y tus objetivos. Esta puede ser muy diferente de una persona a otra, pero es fundamental que haya diversificación. Esto implica comprar acciones de empresas pertenecientes a diferentes sectores.

Ten en cuenta que la cartera no es algo estático, ya que lo que hoy es rentable puede que mañana no lo sea. Debe estar adaptada al momento del mercado. Por último, no pierdas de vista los costes. La fiscalidad y las comisiones se van a llevar parte de tus ganancias, así que puede que una inversión que te parecía buena en un principio al final no te resulte tan rentable.

Dado que la cartera debe ser dinámica y adaptarse a la situación del mercado, esto implica que debes hacer un seguimiento de la misma. Lo puedes hacer con ayuda de una sencilla hoja de Excel o bien con apps y programas especializados. Cuanta más información tengas y más atención le prestes a tus inversiones más sencillo te resultará realizar los ajustes necesarios en tu cartera.

Como acabas de comprobar, son muchas las variables que hay que tener en cuenta a la hora de crear una cartera de acciones. Si no eres un experto te puede resultar algo complicado, por lo que lo mejor en este caso es acudir a un asesor.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.