El blog de Pepe Promedio

Cómo calcular el fondo de maniobra

El grado de liquidez del negocio es uno de los aspectos que más suele preocupar a los directivos de pequeñas y medianas empresas. Es una preocupación normal pues la falta de liquidez es la primera causa por la que desaparecen muchas empresas españolas.

Para conocer el grado de liquidez de tu empresa o negocio puedes acudir al fondo de maniobra. En este artículo te contamos qué es y cómo puedes calcular el fondo de maniobra, para que esta ratio financiera no tenga secretos para ti.

New Call-to-action

¿Qué es el fondo de maniobra?

En el ámbito de la gestión financiera, nos referimos al fondo de maniobra como todos aquellos recursos financieros a largo plazo que la empresa necesita para operar en el corto plazo. En otras palabras, mide la capacidad de una compañía para continuar con el desarrollo de su actividad.

Ahora bien, para definir de forma precisa el fondo de maniobra, diremos que es una ratio que nos sirve de referencia para establecer el desarrollo de la buena salud financiera de un negocio. 

Así, calcular el fondo de maniobra se convierte en un imprescindible para tener el control contable de la empresa y mantener una gestión financiera adecuada que garantice un futuro halagüeño a largo plazo.

¿Para qué sirve?

Imagina que tu empresa disfruta de una financiación básica suficiente para hacer frente a sus obligaciones a corto y largo plazo. Esto quiere decir que tu empresa dispone de fondo de maniobra. 

Es decir, la empresa será capaz de generar una corriente de cobros suficiente para atender a sus obligaciones y todavía le quedará margen para hacer frente a pagos con los que no contaba en un inicio. Pero no solo los imprevistos pueden solventarse si la empresa dispone de fondo de maniobra; también podrá afrontar mejor aquellos periodos en los que las ventas crezcan más lentamente.

Además, imagina qué sucedería si antes de iniciar un proyecto de inversión, solicitas financiación a un tercero. Gracias a la liquidez que ofrece el fondo de maniobra será más sencillo acceder a esa financiación

Los socios de la empresa también tendrán más confianza y los proveedores de financiación externa obtendrán una garantía extra de que su dinero será devuelto. Es decir, la probabilidad de impago es menor.

¿Cómo calcular el fondo de maniobra?

Si quieres calcular el fondo de maniobra deberás saber primero cuál es el activo corriente y el pasivo corriente:

  • El activo corriente se compone de las existencias de la empresa, aquellas que espera vender, consumir o bien forman parte de su ciclo de explotación. El activo corriente la empresa espera convertirlo en líquido durante los siguientes 12 meses.
  • El pasivo corriente está formado por las deudas y obligaciones que tiene la empresa en el corto plazo, aquellas que se vencen en menos de 12 meses.

Con estos datos y la fórmula para calcular el fondo de maniobra ya puedes calcular tu liquidez. Esta es la fórmula:

Fondo de maniobra = activo corriente – pasivo corriente

Interpretación del fondo de maniobra

En función del resultado habrá tres interpretaciones diferentes:

  1. Si es igual a 0: es decir el activo corriente es igual al pasivo corriente. Una empresa con este fondo de maniobra se sitúa en un principio de situación de riesgo. El indicador alude a un activo corriente financiado con préstamos a largo plazo. Por este motivo, la empresa quizás no puede cumplir con sus obligaciones de pago.
  2. Si es positivo: es la situación ideal, pues indica que el equilibrio financiero de la empresa es positivo. El activo corriente es superior al pasivo corriente; es decir, el fondo de maniobra indica el excedente de activo una vez que la empresa ha hecho frente a sus obligaciones en el corto plazo.
  3. Si es negativo: en este caso se manifiesta un desequilibrio financiero, pues el pasivo es mayor al activo corriente. Es decir, la empresa carece de los recursos que necesita para hacer frente a los pagos a corto plazo, no tiene liquidez.

¿Cómo gestionar el fondo de maniobra positivo? ¿y el negativo?

Empecemos por analizar cómo podemos gestionar el fondo de maniobra positivo, la situación ideal. En esta situación se produce un remanente de liquidez, la empresa tiene cubiertos los gastos a corto plazo con los propios recursos que genera con su actividad. Sin embargo, no hay que dormirse en los laureles, principalmente por dos motivos:

  1. Si el fondo de maniobra es muy alto, puede implicar gastos —como el de mantener las existencias—. Además corres el riesgo de retener los recursos que podrías emplear en potenciar la actividad de tu empresa.
  2. Es muy importante que controles las partidas principales. Podría darse el caso de que tu empresa necesite un fondo de maniobra más alto que la media, por ejemplo para invertir más en sus existencias. Además, otras veces un inventario difícil de vender o clientes a los que cuesta cobrar puede dar lugar a un resultado engañoso.

¿Cómo podrías gestionar un importe positivo? Estos son algunos ejemplos:

  • Mejora la gestión del cobro.
  • Busca inversiones rápidas y rentables aprovechando los recursos de los que dispones.
  • Refuerza tu activo fijo.

En el caso de un fondo de maniobra negativo, las acciones serían distintas. Por lo general un resultado negativo indica problemas para afrontar las obligaciones de pago. En este caso, la empresa debe recurrir a los activos fijos para dar respuesta a las deudas inmediatas.

A pesar de que haya empresas que por tener liquidez suficiente pueden permitirse un fondo de maniobra negativo, no es una buena situación para la mayoría. Se debe actuar para evitar que la situación empeore, por ejemplo:

  • Negocia más aplazamiento del pago con tus proveedores.
  • Anticipa el cobro a tus clientes.
  • Mejora tu plan de marketing: retira de tu inventario los productos antiguos o difíciles de vender bajando los precios.

De cualquier forma, procura que la situación delicada no se perpetúe en el tiempo. Calcula el fondo de maniobra y emplea otros mecanismos de control para anticiparte a los problemas y corregir los posibles errores.

Soluciones para mejorar un fondo de maniobra negativo

Para motivar que tu fondo de maniobra deje de ser negativo, puedes poner en práctica alguna de estas soluciones:

  • Renegocia las condiciones de financiación. El objetivo es aumentar el plazo de pago de la deuda. Así el pasivo corriente se convertirá en no corriente.
  • Inyecta tesorería en la empresa a través de los propietarios o socios. Puede ser mediante una ampliación de capital o a través de aportaciones.
  • Deshazte de algunas inversiones que forman parte del activo fijo, véndelas. Reduce el activo fijo hasta una cantidad que no sobrepase la suma total del patrimonio neto y la deuda a largo plazo.

¿Cómo aplicar el fondo de maniobra a tu modelo de negocio?

Conviene que dediques un tiempo para reflexionar sobre tu modelo de negocio. Te proponemos recopilar los datos de tus fondos de maniobra de los últimos años. Si es en su mayoría positivo, no tienes de qué preocuparte. Pero si la mayoría es negativo, ¿cómo mejorarlo?

Existen alternativas a las clásicas entidades de financiación, por ejemplo:

  • Aplaza tus pagos con la administración pública.
  • Emplea herramientas digitales para anticipar el cobro de tus facturas o descontar tus pagarés de uno e uno y con las condiciones que mejor se adecúen a tu empresa.
  • Negocia los retrasos de pagos con los proveedores.
  • Aplica estrategias de descuentos por pronto pago.

Verdadero o falso: ¿El fondo de maniobra positivo o negativo indica la buena o mala salud de tu empresa?

Existen varios mitos o creencias alrededor del fondo de maniobra, tendemos a pensar que un resultado positivo es bueno y uno malo lo contrario; pero ¿y si no es del todo así en todas las situaciones? Desmontamos algunos mitos:

Si mi empresa tiene un fondo de maniobra positivo goza de buena salud. Sin embargo, el resultado puede ser positivo incluso en estas situaciones:

  • Si posees una gran partida de existencias que difícilmente vayas a poder vender.
  • Que tengas un paquete de derechos de cobro que se vencen en el corto plazo pero que difícilmente cobrarás.
  • Que tengas un saldo de tesorería positivo pero debas usarlo para imprevistos.

Si mi empresa tiene un fondo de maniobra negativo tendrá siempre falta de liquidez. En este caso, también hay excepciones.

Especialmente con las grandes empresas que pueden vender sus productos al contado y pueden negociar con sus proveedores plazos de pago más largos. En ese caso el activo circulante es menor que el pasivo circulante, pero difícilmente tendrán dificultades en tesorería gracias a su gran cantidad de efectivo 

Como has podido comprobar al leer el artículo, el fondo de maniobra es una herramienta clave para conocer la situación de liquidez de una empresa. Sin embargo, esta no es la única forma de hacerlo. Tienes a tu disposición todos los mecanismos de control para generar información con la que puedas anticipar los problemas y corregir las estimaciones que más te preocupen.

Por supuesto, los indicadores financieros deben conocerse y controlarse y, tú, como responsable de tu propio negocio debes entender todos estos conceptos. Por suerte, existen profesionales que alivian esta carga de trabajo que tiene que ver con tu empresa para que te dediques por completo a los asuntos de producción. Así, los asesores financieros y laborales pueden ofrecerte todo su conocimiento para llevar al día el funcionamiento financiero del negocio.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.