El blog de Pepe Promedio

 Jubilación parcial sin contrato relevo: requisitos y beneficios financieros

Hoy en día planificar una jubilación segura, cómoda y adaptada a las necesidades de cada trabajador es vital. Hay empleados que prefieren dejar de trabajar de forma gradual, ya que un cambio radical en sus vidas no les beneficia y, además, quieren seguir generando ingresos. Aquí es donde entra en juego la jubilación parcial sin contrato relevo, una modalidad flexible tanto para los trabajadores como para las empresas. En este artículo vamos a explicar en qué consiste exactamente este enfoque, cuáles son los requisitos para acceder a ella y que beneficios puede tener para tu jubilación y tu estabilidad financiera. 

New Call-to-action

¿Qué es la jubilación parcial sin contrato relevo?

La jubilación parcial sin contrato relevo es una modalidad de retiro que permite a los trabajadores (en edad de jubilarse) reducir de forma gradual su jornada laboral antes de la jubilación completa. De esta manera, estos empleados conservan una parte de sus responsabilidades laborales mientras disfrutan de algunos de los beneficios de la jubilación parcial.

Esta modalidad ofrece una transición más suave y flexible hacia la jubilación total.

Requisitos para acceder a la jubilación parcial sin contrato relevo  

  • Edad requerida: el trabajador debe tener 67 años, o 65 años si ha cotizado un mínimo de 38 años y 6 meses.
  • Tipo de contrato: los trabajadores pueden estar contratados a jornada completa o parcial.
  • Reducción de jornada laboral: la reducción de la jornada laboral variará entre un mínimo del 25% y un máximo del 50%.
  • Período mínimo de cotización: es necesario tener mínimo 15 años cotizados, y que al menos 2 de esos años hayan sido en los últimos 15 antes de pedir la jubilación parcial sin contrato relevo.
  • Antigüedad en la empresa: no hay un período mínimo.
  • Contrato de Relevo: no se requiere.

Ten en cuenta que estos requisitos pueden cambiar con el tiempo, así que es importante consultar fuentes oficiales, como la Seguridad Social, para estar al día.

Beneficios financieros de la jubilación parcial sin contrato relevo  

  • Ingresos continuos: sigues recibiendo dinero, aunque sea menos, mientras te preparas para la jubilación completa.
  • Pensión parcial: se recibe una pensión parcial, calculada según la base reguladora y el porcentaje de reducción de jornada. Esto ayuda a la economía personal.
  • Ahorro en impuestos: puedes pagar menos impuestos porque ganas menos dinero, lo que beneficia la situación tributaria personal.
  • Seguro médico y beneficios sociales: al seguir trabajando, puedes mantener el acceso al seguro médico y otros beneficios laborales que te proporciona la empresa.
  • Oportunidad de ahorro: continuar con tu trabajo te permite aprovechar oportunidades de ahorro adicionales para construir un fondo más sólido para cuando te jubiles por completo.
  • Menos estrés financiero: al mantener ingresos y la posibilidad de ahorro, se reduce el estrés financiero.

Diferencias con la jubilación parcial con contrato relevo

La jubilación parcial sin contrato relevo y con contrato relevo son las dos alternativas posibles en el contexto de la jubilación parcial. Presentan importantes diferencias entre ellas tanto para el trabajador como para la empresa.

Jubilación parcial sin contrato relevo:

  • Sin contratación obligatoria: no es necesario contratar a un trabajador más joven para cubrir la jornada reducida del jubilado parcial.
  • Flexibilidad empresarial: el hecho de que las empresas no estén obligadas a buscar y contratar a un relevo es positivo para los intereses económicos de la compañía. 
  • Menor complejidad legal y laboral: como no hay contrato relevo, el proceso es más sencillo. 

Jubilación parcial con contrato relevo

  • Contratación obligatoria: las empresas deben contratar a un nuevo trabajador más joven para reemplazar al jubilado parcial con jornada reducida.
  • Compromiso empresarial: las empresas deben encontrar un candidato adecuado y comprometerse en un proceso de selección y contratación, lo cual tiene costes. 
  • Complejidad legal y laboral: hacer un contrato relevo implica cumplir con requisitos legales y laborales específicos, por lo que el proceso administrativo puede ser más complicado. 

En resumen, la diferencia principal está en la obligación o no de contratar a un relevo. La jubilación parcial sin contrato relevo da más libertad y enfoque financiero, mientras que la jubilación parcial con contrato relevo busca asegurar la continuidad laboral y promover la incorporación de empleados más jóvenes.

En conclusión, en un mundo donde la planificación de una jubilación segura y personalizada es esencial, la jubilación parcial sin contrato relevo se presenta como una opción flexible y beneficiosa tanto para los trabajadores como para las empresas. Además, los beneficios financieros son notables, con ingresos continuos, pensión parcial, ventajas fiscales y la posibilidad de mantener beneficios laborales y de ahorro.

Comparada con la jubilación parcial con contrato relevo, esta modalidad destaca por su flexibilidad, ya que no impone la obligación de contratar a un reemplazo. La elección entre ambas opciones dependerá de las necesidades individuales y las estrategias empresariales.

New Call-to-action

__________________________________________________

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Queremos explicarte el caso de Luis Pita...

Mi nombre es Luis y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2038.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este curso gratuito:

Ver todo

Quizá te puede interesar…