El blog de Pepe Promedio

Pasivos financieros, un concepto fundamental en la contabilidad de tu negocio

Si estás pensando en emprender, o ya te has lanzado a la aventura, te habrás dado cuenta de que hay conceptos de finanzas que es imprescindible entender y manejar bien para garantizar el éxito de tu idea. Y es que no vas a llegar muy lejos si no organizas bien la contabilidad de tu negocio, por muy bien que esté planteado tu proyecto. Por eso, en esta ocasión vamos a ver con más detalle qué son los pasivos financieros.

New Call-to-action

Pasivos financieros, ¿qué son?

Pasivo financiero es justo lo contrario del activo financiero. Si este último es aquello que conforma el patrimonio de nuestro negocio (el local donde ejercemos la actividad, la maquinaria, acciones, etc.), el pasivo son obligaciones y deudas que hemos contraído con otros, sean personas físicas o jurídicas, y que debemos pagar en un momento concreto.

Pero no siempre esos pasivos se cubren con dinero, en muchos casos podemos liquidar los pasivos con bienes materiales o inmateriales. Por ejemplo, podemos ceder acciones de nuestra empresa a un tercero a cambio del dinero que nos ha prestado.

Tipos de pasivos financieros

  • Pasivos financieros mantenidos para negociar: los emitimos para volver a adquirirlos a corto o medio plazo.
  • Pasivo financiero derivado: aparecen a raíz de un acuerdo que se basa en el intercambio de activos bajo las condiciones pactadas.
  • Pasivo financiero a valor razonable: surgen al eliminar las asimetrías contables, cuando se valoran los activos y pasivos al hacer el cierre contable de un ejercicio.

Valoración de los pasivos financieros

Lo habitual es reflejar los pasivos en la contabilidad atendiendo al valor que sea razonable para la contraprestación recibida. No obstante, como algunos pasivos pueden llevar aparejado el pago de intereses, a efectos contables se pueden reflejar pasivos financieros a coste amortizado.

Ejemplos de pasivos financieros

  • Acciones sin derecho a voto.
  • Deudas con personas físicas.
  • Obligaciones y valores negociables que hayamos emitido, como los bonos y los pagarés.
  • Contratos de préstamo.

Además, hay otros pasivos financieros como la obligación contractual de entregar en activo en condiciones que sean desfavorables para nosotros, lo que puede ocurrir si tenemos que transmitirlo a un precio inferior al actual o a su precio de coste.

¿Es malo tener pasivos financieros?

Cuando se trata de deudas todos queremos deshacernos de ellas lo antes posible. Pero en el mundo empresarial el endeudamiento es algo normal y no tiene que se necesariamente negativo. Lo importante es que seas capaz de hacer una buena gestión de los activos y los pasivos y que estos últimos nunca superen a los primeros.

Así que en el momento de contraer una deuda asegúrate de que de verdad tienes activos suficientes como para poder pagarla. Si haces una buena gestión y previsión de los pasivos financieros, tu negocio puede llegar a ser muy rentable.

Los términos financieros y contables son algo complejos, pero es importante ahondar en ellos para poder entender mejor la situación financiera de nuestro negocio y hacer una buena gestión del mismo. ¿Quieres aprender todavía más? Entonces no dejes de echarle un vistazo a nuestro blog.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.