El blog de Pepe Promedio

Cómo calcular una nómina: claves para interpretarla

Si trabajas para una empresa, eres un empleado y recibes al fin de mes tu nómina. Por eso, es imprescindible que sepas cómo calcular una nómina y comprender toda la información que figura en ella.

Se trata de un documento imprescindible en tu vida laboral y aunque estés cansado de verlo cada mes, es probable que tengas dudas sobre el significado de cada uno de los datos que aparecen en ella. Por eso, en este artículo queremos explicarte cómo interpretar una nómina y cómo calcularla para que si existiera un error en ella, puedes detectarlo.

New Call-to-action

¿Qué es una nómina?

La nómina de todo trabajador es aquel documento en el que se especifica la retribución que percibe un empleado cada mes por el trabajo que realiza dentro de la empresa.

En este documento deben reflejarse las aportaciones y las retenciones, información imprescindible tanto para el empleado como para la empresa. Por ejemplo, dos de estos aspectos clave son el importe de la nómina que va destinado a la Seguridad Social y las retenciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el IRPF.

Por eso, te conviene saber cuál es el salario neto y cuáles son las diferentes aportaciones que refleja tu nómina. La empresa también necesita hacer un correcto cálculo de tu nómina porque le conviene tener en orden los documentos que forman parte de la contabilidad interna y que le permiten hacer un cálculo adecuado del IRPF y otras retenciones.

¿Qué conceptos figuran en una nómina?

En tu nómina deberían figurar los siguientes conceptos:

  • Encabezado. Se sitúa en la parte superior del documento y figuran tus datos y los de la empresa. En el caso de la empresa, los datos tienen que ver con el CIF, el domicilio y la cuenta de cotización de la seguridad social. En el caso de tus datos, es imprescindible que figure tu categoría profesional y el grupo de cotización, imprescindibles para saber cuáles son tus percepciones salariales.
  • Devengos. Aparece en la parte central del documento y se compone de las diferentes percepciones salariales y no salariales. Con esta información se obtiene el salario bruto.
  • Deducciones. Se trata de los descuentos que se realizan al salario bruto, por lo que al aplicarlos, se obtiene el salario neto. 
  • Base de cotización. Es el salario bruto total y es un indicativo importante para el cálculo de prestaciones como la jubilación o la prestación por desempleo.

¿Cuáles son los elementos clave para calcular una nómina? 

  1. Los devengos

Como ya habíamos señalado, los devengos se componen de dos tipos de percepciones:

  • Las percepciones salariales son las que recibes por el normal desarrollo de tus funciones laborales. También figuran aquí las horas extra, las pagas extraordinarias o cualquier pago que no sea dinerario, por ejemplo recibir los servicios de la empresa a coste cero.
  • Las percepciones no salariales tienen que ver con prestaciones de la seguridad social o indemnizaciones —por despido, traslado u otro motivo—. Al final de esta área de la nómina, sumando todo, se detalla el total devengado.
  1. Las deducciones

¿Qué deduce el salario?

  • Las aportaciones del trabajador a la seguridad social y conceptos de recaudación conjunta—contingencias comunes, desempleo o incapacidad temporal, formación profesional—. Esta deducción tiene un máximo porcentual del 6,7% de la base de cotización.
  • IRPF. Aunque este impuesto se liquida anualmente, durante todos los meses, poco a poco, se va pagando esta obligación al Estado con una parte de nuestra base de cotización.
  • Anticipos. Si se solicita un anticipo salarial, este se descontará del salario total en la siguiente nómina.
  • Otros devengos. Por ejemplo, la cuota al sindicato de la empresa, si ejerces tu derecho a huelga, las ausencias no justificadas o una sanción de empleo y sueldo por parte de la empresa. Todos estos conceptos se descuentan de tu sueldo.

¿Cómo determinar las bases para calcular la nómina?

Para determinar la base de cotización, se deben tener en cuenta otros aspectos imprescindibles:

  • Base de cotización por contingencias comunes (BCCC). Se obtiene al sumar el salario base y los complementos salariales que están sujetos a cotización y también las prorratas de las pagas extraordinarias. No entran en este cálculo las horas extra.
  • Cotización por horas extra. O lo que es lo mismo el pago que se deriva por las horas extra normales.
  • Base de cotización por contingencias. Se calcula sumando a la base de cotización por contingencias comunes el valor de las horas extra —en el caso de llevarlas a cabo—. Es la misma base que se utiliza para el desempleo, la formación profesional y el fondo de garantía salarial.
  • Base sujeta a retención de IRPF. Se obtiene sumando el valor total devengado y restando las cantidades exentas de IRPF, como las dietas o las indemnizaciones. Para saber qué conceptos están exentos de IRPF puedes consultar el artículo 7 de la Ley de IRPF.

Después de leer el artículo seguro que tiene claros cuáles son los apartados de tu nómina, qué significan y cómo calcular tu nómina. No es algo excesivamente complejo, pero puede que haya algo que se te haya quedado en el tintero y al tratar de calcularla, el resultado no coincida con el que ves en el documento. Si es así, consulta con tu empresa para ver si hay algún error o ponte en contacto con un experto que pueda revisarla y te aclare si está todo en regla. ¡No te quedes con la duda!

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.