El blog de Pepe Promedio

La planificación fiscal, ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

Cuando hablamos de finanzas personales, a menudo escuchamos palabras como presupuestos, ahorros e inversiones. Sin embargo, hay un elemento que puede marcar la diferencia en la creación de riqueza a largo plazo: la planificación fiscal.

Este término puede sonar complicado y reservado solo para expertos en finanzas, pero en realidad, todos podemos obtener beneficios al comprender algunos conceptos fundamentales. A continuación, vamos a ver qué es la planificación fiscal de una manera sencilla y accesible para que puedas aprovecharte de una buena planificación.

New Call-to-action

¿Qué es la planificación fiscal?

La planificación fiscal implica diseñar estrategias y tomar decisiones sobre la gestión de tus recursos financieros, ya sea como persona particular o como empresa, con el objetivo de aprovechar al máximo los beneficios permitidos por la ley en materia de impuestos.

Se trata de ser inteligente en la gestión de tus asuntos financieros para pagar menos impuestos y conservar más dinero. Este tipo de planificación busca minimizar tus obligaciones fiscales y riesgos legales a largo plazo. Puedes lograr esto eligiendo la estructura fiscal adecuada, seleccionando deducciones y créditos fiscales aplicables, e identificando formas de invertir y administrar tu dinero para maximizar los beneficios fiscales.

¿Cómo hacer correctamente la planificación fiscal?

El primer paso para realizar una buena planificación fiscal implica entender qué impuestos debemos de pagar y qué beneficios fiscales existen.

En el caso de los particulares hay que prestar especial atención a impuestos como el IRPF, el impuesto sobre el Patrimonio y el impuesto de Sucesiones y Donaciones. En cambio, para los autónomos y las empresas, el IVA y el impuesto de Sociedades son especialmente importantes.

Conocer a fondo los impuestos y sus reglas permite tomar decisiones más acertadas para conseguir una carga tributaria más favorable.

Es cierto que la normativa fiscal en España puede resultar complicada debido a su extensión y complejidad. Sumado a esto, la falta de educación financiera y fiscal hace que la mayoría de las personas no comprendan completamente qué impuestos deben abonar y si pueden aprovechar deducciones. 

Por esta razón, en la mayoría de las situaciones, es más recomendable confiar esta tarea a expertos que puedan asegurar declaraciones de impuestos lo más beneficiosas posible para sus clientes. Así, se garantiza que se aprovechen todas las oportunidades fiscales disponibles y se evite cualquier confusión en el proceso tributario.

¿Qué productos de inversión son más adecuados para pagar menos impuestos?

En sí mismo esta pregunta estaría mal formulada, ya que no hay productos buenos o malos fiscalmente hablando, sino adecuados o no en función de los objetivos a cumplir.

Existen numerosas leyendas urbanas en relación con la fiscalidad de los planes de pensiones. Sobre todo, a la hora de rescatar los mismos. Que tributen por el IRPF como rendimientos del trabajo, puede suponer un duro pellizco fiscal a todo lo acumulado durante tantos años de esfuerzo. Ahora bien, ¿y las desgravaciones realizadas a lo largo de toda la vida del plan? ¿Y si en lugar de rescatar el plan íntegramente, se rescata como renta vitalicia?

La elección del vehículo o vehículos de inversión debe realizarse valorando todos los aspectos y objetivos a cumplir a lo largo de una vida. Por ello, una combinación de productos con distintos chasis fiscales, puede ser la mejor opción en tu caso concreto.

Errores más comunes:

  • Pensar en el corto plazo sin tener en cuenta el largo plazo: Normalmente, el corto y el largo plazo no suelen ser buenos amigos. Lo que es más apropiado para el corto, puede no serlo para el largo plazo. Estrategias como el diferimiento de impuestos puede resultar muy ventajoso en el corto plazo, pero en el largo… Nos pasarán la factura.
  • “Hasta que no recupere lo invertido, no lo rescato”: Se trata de un sesgo propio del ser humano. A veces, vender inversiones con pérdidas no es tan mala jugada, ya que reduce la responsabilidad tributaria en un ejercicio concreto compensando las ganancias.
  • Identificar la edad de jubilación con la edad de rescate: Es consustancial al ser humano preocuparse por sus seres queridos, y dejarles en buena situación económica una vez fallezcamos. Si nuestro objetivo es dejarles un patrimonio, debemos elaborar una estrategia de donación y herencia. No siempre ha de identificarse la edad de jubilación como la edad de rescate de nuestras inversiones.

¿Qué beneficios tiene una buena planificación fiscal?

A continuación, veremos algunos de los beneficios que tiene una correcta planificación fiscal:

  • Ahorro de dinero: Cuando planificas bien, encuentras maneras legales de pagar menos impuestos. ¡Imagina tener más dinero en tu bolsillo en lugar de pagar impuestos de más!
  • Optimización de tus recursos financieros: Al planificar tus impuestos, también puedes pensar en cómo usar tu dinero de la mejor manera posible. Puedes decidir dónde invertir, cómo gastar y cómo ganar de una manera que te beneficie más.
  • Decisiones más inteligentes a la hora de invertir: Entender cómo los impuestos afectan a tus inversiones te permite tomar mejores decisiones y más informadas. Esto hará que tus inversiones pueden crecer más rápido y de mejor manera.
  • Evitar problemas legales y multas: La planificación fiscal también te ayuda a seguir las reglas. Al respetar las leyes fiscales no solo te proteges de posibles multas, sino que también mejora tu historial financiero, facilitando la obtención de préstamos si los necesitas.

Como hemos podido ver la planificación fiscal es esencial para tener una buena salud financiera. Conocer las reglas fiscales y aplicar estrategias adecuadas puede ayudarte, ya seas un particular y/o tengas una empresa, a reducir la cantidad de impuestos que debes pagar y a gestionar tus recursos financieros de la manera más eficiente.

Es importante destacar que la planificación fiscal puede llegar a ser compleja y está sujeta a cambios en la legislación fiscal. Por lo tanto, es recomendable contar con la orientación de un profesional experimentado en la materia. Un experto puede ofrecer asesoramiento personalizado para diseñar estrategias de planificación fiscal apropiadas, asegurándote así un manejo eficiente y legal de tus asuntos financieros.

New Call-to-action

__________________________________________________

¿Y AHORA, QUÉ DEBERÍAS HACER?

Queremos explicarte el caso de Luis Pita...

Mi nombre es Luis y mi libertad financiera es de 14 años. Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2038.

Soy autor del best seller “Ten peor coche que tu vecino” y me has visto enseñando ahorro y finanzas personales en TVE, Telecinco, Cuatro, La 2, Telemadrid y las principales radios.

Si quieres disfrutar de tanta libertad financiera como yo, te interesa este curso gratuito:

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.